EN EMPRESAS

PROBLEMAS Y NECESIDADES QUE RESUELVE EL BIBLIOLAB EN LA EMPRESA

A menudo los desaciertos y las fallas reiteradas que se observan en las organizaciones son el resultado directo de fallas que se repiten en su fuerza trabajadora. Y estas fallas en los individuos a menudo responden a rigideces de personalidad, a comportamientos disfuncionales, a decisiones y elecciones inconvenientes siempre definidas por creencias, sentimientos, emociones, -- incluso de sensaciones --- que, a menos que se opere estratégicamente sobre ellas,  persistirán ocasionando atrasos, desventajas, desgastes vinculares, variedad de pérdidas y deterioros. 

Desde la Empresa la capacitación se inicia, por lo general, consultando el Vademécum a partir de un síntoma para luego ir transitando más en profundidad los distintos rasgos florales que resuelven el síntoma y la carga emocional que lo origina. 

¿Por qué motivos resulta útil la Educación Emocional en la empresa y grupos de trabajo?

La Educación Emocional aclara la mente, despeja el torbellino emocional, contribuye a una mejor interrelación entre los individuos, eleva el nivel de rendimiento en cada elemento humano y con ello, eleva el grado de producción de cualquier organización.  Fundamentalmente, ayuda a mantener un óptimo nivel de salud mental y física con autonomía y liberando de esas tóxicas dependencias a peligrosos psicofármacos. La Comisión Ciudadana de Derechos Humanos, registra incremento sostenido del número de personas dependientes de sedantes, tranquilizantes o estimulantes para sobrellevar las presiones en sus puestos de trabajo y mantener un nivel de rendimiento satisfactorio y competitivo, o superior. 

Acceder a una completa Educación Emocional Online desde el BiblioLab no requiere tiempo ni esfuerzo. Mientras las empresas destinan presupuesto a capacitaciones que a menudo suponen traslados y horas de dedicación, el BiblioLab se ofrece como medio de consulta online, siempre accesible y de tremenda utilidad como un botiquín de primeros auxilios. Con pistas sencillas en consultas esporádicas, su uso inteligente es capaz de ahorrar tiempo y energías en tratamientos de recuperación y convertirse en formidable remedio personal con repercuciones auspiciosas en el ámbito social y cultural. El contenido y la dinámica del BiblioLab resulta un tipo de entrenamiento humano indispensable en toda organización. No solamente evita el malgasto de energías y dinero: esas transformaciones radiantes y tan necesarias en los individuos implicados en un trabajo conjunto se traducen en mejoras en la actitud general: menos sintomatología, mayor comprensión, adaptación y flexibilidad para los cambios. Ofrece ventajas, beneficios y progresos en tiempo récord para el individuo y para la organización.

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí  Subir

En esta página:

LA MADUREZ EMOCIONAL Y EL LIDERAZGO EFECTIVO

El estado de ánimo y las conductas del cabeza de grupo inducen y conducen los estados de ánimo y comportamientos de las personas a su cargo. La calidad emocional de un jefe crea una cierta cultura de trabajo, un cierto ritmo de trabajo, impone al trabajo un sentido singular. Crea también, un ambiente de trabajo distinguible. La Educación Emocional contribuye a  facilitar que tales ambientes resulten siempre positivos.  

No hay éxito en el liderazgo sin un desarrollo personal sostenido y un auténtico sentido de equidad y de humildad. Esto requiere una cierta madurez emocional que habilite esa necesaria curiosidad, esos sinceros deseos de aprender siempre pues estos deseos genuinos conducen al crecimiento genuino. Ser líder es el resultado de un fino proceso de cambio y proyección que empieza con uno mismo y termina favoreciendo a muchos. Ser líder puede ser una condición de la personalidad pero no lo es únicamente; es el resultado de un trabajo interno y externo. Un verdadero líder ejerce esa mirada introspectiva tan necesaria: mira primero hacia dentro, luego se sitúa evaluando el exterior. Se observa y se escucha, para conocer mejor sus fortalezas y debilidades. Observa y escucha a su grupo teniendo en cuenta el contexto en que se encuentra evaluando la viabilidad de las estrategias y los objetivos que persigue. Es motivador únicamente como consecuencia de una visión clara; nunca como método de manipulacíón empedernida. Se permite el privilegio de la duda, considerándola una muestra de prudencia y no de debilidad. Un liderazgo exitoso debe necesariamente sostenerse en la ética y en los valores más altos pues ellos, por encima de las demoras que podrían ocasionar, siempre han sido el alma del liderazgo. Por ello resulta imprescindible fijarse metas y acciones sobre principios muy sólidos, enaltecedores, enriquecedores; pero también fijarse metas orientadas a fines que resulten de beneficios múltiples. Cuando estos condimentos faltan, en lugar de líderes auténticos surgen jefes tiranos, abusadores o mandamases gustosos de someter a los demás y de multiplicar la infelicidad, la insatisfacción, y el fracaso, incluso para ellos mismos. Lejos de emocionalmente maduros, estos "duros" suelen quebrarse como niños. Caprichosos, con reclamos insensatos, y rabietas infantiles emergen jefes injustos, quejumbrosos, abusivos y humillantes.

El clima laboral que el jefe instale en su grupo se reflejará en los logros o la falta de logros; afectará directamente el rendimiento y la productividad de la empresa. Un jefe hostil, difícil de satisfacer, o despiadado crea una organización tóxica, de bajo rendimiento, con personas de reflejos lentos o negativos que ignoran las oportunidades. En cambio, un líder que resulte integrador que le interese mantener a su equipo motivado se convierte en sí mismo en factor estimulante e inspirador. Este jefe genera asistentes para quienes cualquier reto es superable.

Los altos ejecutivos tiene el poder de crear ambientes de trabajo potenciadores, esos que permiten crecer y desarrollarse en la empresa; esos que extraen lo mejor de cada uno sus integrantes, y que logran maravillas como grupo. Pero a veces, ocurre lo contrario: un ambiente tóxico extrae de nosotros lo peor y nos sentimos infelices. 

Puede decirse que así como el mejor maestro de una madre es el hijo, el mejor entrenador para líder es el asistente; justamente la persona que se tiene a cargo. Esta persona sabe; reconoce de corazón lo que significa tener un buen líder como jefe y aprecia sinceramente sus implicancias. Tener un líder positivo es tener a un buen sostén, una guía sólida, recta; transparente y a menudo, predecible; alguien que entusiasma, tranquiliza y moviliza; alguien que convoca y acompaña, instruye y construye; que despierta, compromete y SE compromete. Alguien capaz de ver en el empleado mucho más que un recurso humano, que un elemento funcional. Alguien que inspire confianza, que ayude a entender el significado del trabajo que se le asigna, alguien que realice las tareas propias y aprecie las ajenas, alguien que proteja, aliente y explique, alguien que impulse a asumir responsabilidades. Alguien con quien compartir abiertamente vacilaciones y amargas decepciones; esa persona clave con quien celebrar cada avance en el camino

El liderazgo negativo, está reflejado en todas esas personas súper-concentradas en sí mismas, narcisistas, o paranoicas, omnipotentes o desconsideradas, que tratan a las personas como si fueran artículos descartables, como recursos y no como seres humanos. Poco puede esperarse del liderazgo negativo. Emparentado por lo general, con la actitud descalificadora, ofensiva, pendenciera, cínica, vanidosa, o prepotente obtiene en la mayoría de los casos, un muy pobre rendimiento. Resulta un tipo de liderazgo pobre porque extrae lo menos, o lo peor, de cada colaborador en su grupo. El liderazgo negativo no agrega valor, no enseña, deja por todo saldo, estados de frustración y agotamiento. Tampoco resulta productivo: en muchos casos, las empresas vieron un crecimiento de la productividad justamente al remover de sus puestos a estos líderes negativos. El BiblioLab, enriquecido con tecnologías para el perfeccionamiento de conductas humanas, formaliza aportes especialmente útiles para ellos permitiéndoles por ejemplo detectar exactamente ante qué circunstancias, en qué etapa de la vida, perdieron atributos tan magníficos de la condición humana como lo son, la compasión, la comprensión, el espíritu de equidad. Les señalará además, las formas prácticas de recuperarlos y generar beneficios con ello.

Salta a la vista, en cualquier empresa, oficina, institución, que los entornos gozando de un cierto equilibrio, con jefes atentos y comprometidos en instaurar un clima emocional positivo,  terminan  creando climas de trabajo productivos, pro-activos, estimulantes, en los que la camaradería se percibe, el sentido de responsabilidad, la puntualidad, el intercambio de información se disfruta; y en él se avanza. Se percibe la confianza, un formidable sentido del deber y compromiso, la sana disposición en el trabajo en equipo, la solidez en la toma de decisiones, y en el que la alegría suele ser una visita frecuente. En este medio, la capacidad de asumir riesgos y lidiar con los desafíos, la tolerancia y el aprendizaje prosperan mejor. Los integrantes de estos equipos de trabajo obtienen resultados favorables y gozan de buena salud

Los bajos niveles de tolerancia, un clima emocional conflictivo, peleador, destructivo o de cualquier manera hostil, por el contrario, crea climas laborales plagados de miedo, ansiedad, errores, intolerancia, demoras, inseguridades, envidias, postergaciones, reproches, sed de venganza, quejas, odios, revanchismo. Estos equipos de trabajo obtienen resultados pobres, desfavorables, y sus integrantes ven resentida su salud. Es verdad que muchos jefes aplican la ley del rigor, del hostigamiento, o la ley del más fuerte, manteniendo a sus empleados a raya, en estado de alerta máxima, amenazados, o en tensión. No dejan de conseguir ventajas productivas, por ejemplo que los empleados trabajen horas extras, o que no tengan reparos en rivalizar entre ellos por un premio; o que incurran en maniobras deshonestas por una promoción. Pero aún por productivos, estos esquemas serán casi siempre funcionales en el corto plazo. Dadas estas características, no es posible prosperar en el tiempo ni desde el plano vincular ni desde el productivo. Efectivamente, la mayoría dura muy poco.

 

El clima emocional del jefe se transmite, se expande, afectando a su entorno; se propaga en circuitos, imponiendo ritmos de trabajo, prioridades, a velocidades y procesos parecidos al de la electricidad y su red de cables.  El estado de ánimo del líder es algo contagioso, y se irradia y trasciende rápida e inexorablemente en todo el ambiente de trabajo y en su rendimiento final. Si reflexionamos sobre la importancia del estado emocional del jefe, si medimos los alcances de su influencia, resulta muy sencillo comprender que la tarea más importante de un jefe, acaso su compromiso primordial, es alcanzar un conocimiento práctico que le permita atender de manera eficiente a su estado emocional para poder imprimir un estado emocional positivo en su entorno.

El jefe, posiblemente antes que ninguna otra persona en su grupo, necesita aprender a ejercer el auto-liderazgo emocional. No ese auto-dominio rígido, encubridor o testarudo y que termina desgastando. Demostrar su domino en el ejercicio de la auto-asistencia efectiva a sus emociones turbulentas o deprimentes será su carta de garantía para instalar espacios de trabajo positivos, equipos de seres humanos vibrantes movidos por un estimulante sentido de pertenencia y determinación. Esos grupos de trabajo que resultan inspiradores, vivificantes, en los que sus integrantes se sientan orgullosos o felices de pertenecer, y donde adoran trabajar  no son el resultado de retos y explicaciones densas y aburridas, ni del acoso, ni de rutinas caprichosas sino que son el resultado directo de la emoción positiva que se respira, del abanico de sentimientos estimulantes que se dan y se reciben. 

El clima emocional de su grupo integra la cadena de responsabilidades del líder. Fomentar y alentar hacia un óptimo clima laboral no es responsabilidad menor. El líder es tan responsable de las emociones negativas que permite que allí se filtren, como de las positivas que aliente a desarrollar, como de la conclusión favorable de las tareas.

Desde luego, eso no significa que los líderes no pueden tener un mal día, una mala semana, una mala racha, o dificultad en sus decisiones. Son seres humanos, y en estas cuestiones tan importantes, no conviene idealizar.  No debe confundirse el concepto de líder positivo, un ser motivador, con alguna figura ilusoria, o con la utopía de seres infalibles que actúen como robots, o de cualquier manera insensible. Estamos refiriéndonos a motivadores auténticos. Y para motivar con autenticidad, es indispensable estar auténticamente motivado primero. El cabeza de grupo necesita aprender a motivarse a sí mismo para irradiar esta energía positiva de la motivación auténtica. NO es posible dar de lo que no se tiene. Por lo tanto y para empezar, el motivador auténtico lo es cuando consigue detectar a tiempo que sus energías se están agotando, o que sus capacidades están flaqueando y obtiene casi instintivamente una idea de cosas positivas que puede hacer para revertir la situación. A pesar del mal momento, sabe cómo calmarse; cómo distanciarse para ensanchar sus miras y flexibilizar su conciencia esperando que asomen más claras esas salidas que todavía no distingue, y a partir de ellas, contagiar su motivación a su grupo.

Aprende a detectar cuándo necesita aplicar estos conocimientos, articular su pensamiento y su emoción para acertar en sus acciones y mantener la alta calidad en su desempeño. Considerando las ventajas de poner estos recursos en práctica, se hace comprensible que, más que un aprendizaje opcional, adicional o decorativo a su gama de conocimientos técnicos, es casi el deber del jefe considerar la acertada conducción de los recursos humanos, y sus formidables implicancias, con la seriedad que ellas merecen.

Pareciera de sentido común pretender que cuando el jefe tiene un mal día, o una duda, como cualquier ser humano, lo mejor es mostrar el disgusto, mostrar la duda. Efectivamente, esto es lo que conviene. Sin embargo y llamativamente, algo tan simple como  esta exhibición franca resulta muy costosa a muchas personas.  Movidos por prejuicios o por filosofías inconvenientes, terminan procediendo mal y obteniendo lo contrario de lo que buscan. Existen innumerables cursos de liderazgo que inducen a pensar que un buen jefe es el que se mantiene permanentemente optimista, de buen humor, haciendo chistes en lo posible. Nuestra experiencia nos demuestra que esta presunción es incorrecta. El desgaste en las actitudes falsas, mentirosas o auto-impuestas no solamente no produce cosas buenas, sino que es capaz de producir mucho de malo. Los humanos esfuerzos, y las tensiones propias de mantener cualquier actitud artificiosa lastima al cuerpo, daña las capacidades creativas, las intelectuales y las operativas.  De infinitas maneras se ha demostrado en el curso de la historia que el buen jefe es el ser humano que se muestra tal como es y no malgasta energías en ocultar su malestar o sus preocupaciones- El buen líder no es el "optimista insufrible", no se comporta como porrista o como hincha fanático de un equipo de fútbol. Es aquél que puede mostrar de sí mismo el ser humano verdad, revelar el ser humano real(ista) que hay en él. No importa si es más culto o menos culto, más severo o más flexible, más práctico o de a ratos, más soñador. Serán su honestidad afectiva y su congruencia de conductas, los factores emocionales (más que los conocimientos técnicos), los que instalarán la confianza, el respeto, el aliento, la tolerancia y el espíritu de colaboración en su equipo.

Existen innumerables talleres que prometen enseñar todos los secretos para llegar a convertirse en ese líder estupendo y que la empresa necesita. Coordinar grupos, administrar tareas, gerenciar responsabilidades, organizar y dirigir una empresa no es una labor sencilla. Supone, además, una enorme responsabilidad. El acierto en la toma de decisiones estratégicas, llevar a la organización a cumplir con sus objetivos de un modo ecológico y exitosamente, trayendo bienestar, prosperidad y avances para todos quienes la conforman requiere además de conocimientos técnicos, un excelente manejo de la cadena de emociones propias y ajenas; un excelente manejo del lenguaje para motivar, convencer, persuadir e inspirar colaboración.
 

Prácticamente toda cabeza de grupo laboral, deportivo, de estudio, político,  han tenido la oportunidad de comprobar que las personas son movidas principalmente por la fuerza de la emoción. La gente no se deja convencer ni influenciar tanto por argumentos lógicos como por los emocionales. ¿Llama la atención, entonces, que el tema de los estados de ánimo no se discuta abiertamente todavía en tantos ambientes laborales? No debiera llamar la atención; este fenómeno se produce ante la falta de información. Al no saber cómo abordar un asunto emocional,  al no contar con técnicas para resolver favorablemente un estado de ánimo,  (y desde luego, considerando las posibles complicaciones subyacentes) resulta lógico tratar de eludir este asunto tan sensible.

Para la mayoría de la gente , el "estado de ánimo" es algo demasiado personal. En el BiblioLab ofrecemos la oportunidad de relacionarse con este concepto de un modo más funcional y provechoso.  Si el clima emocional es la música de los encuentros, El BiblioLab hará las veces de pentagrama para todo aquél que se lance a utilizarlo con astucia para producir en sí mismo, y a su alrededor, la magia del ventajoso (auto-)liderazgo. 

Se hace evidente que ya no es posible, no conviene, desestimar el hecho de que un líder debe aprender a dar tratamiento eficaz a su mundo emocional primero,--- ofrecerse a sí mismo las herramientas para lidiar con su estado de ánimo y con sus comportamientos antes de pasar a toda su cadena de responsabilidades importantes.

En el BiblioLab ofrecemos capacitación para el tratamiento efectivo a la emoción que toda persona puede aplicar en su hogar, en sus puestos de trabajo. A cualquier edad los individuos pueden servirse de él para evaluar la forma en que experimentan sus responsabilidades, sus vínculos afectivos, laborales, y para detectar las maneras de calibrar el impacto emocional en sus experiencias cotidianas, en su trato con la gente, con las tareas, con los ritmos personales, y con los ritmos de los otros.

Si como ya se ha comprobado tantas veces, en nuestro intercambio con la gente, no nos convencen tanto el tipo de  argumento lógico como el argumento emocional; si en nuestras decisiones pesa la energía del sentimiento por los valores, la carga emocional por las metas a cumplir y la carga emocional por el sentido de nuestras tareas, la capacitación emocional ofrecida en esta plataforma, con los conceptos, ejercicios y estrategias ofrecidos redundará en beneficios personales, en mejor rendimiento y productividad; en progresos de salud y en mejoras vinculares en cualquier grupo de trabajo.

El modo como los líderes terminan utilizando el poder que sus cargos les confieren depende en buena medida en su salud emocional. Algunos líderes tóxicos disfrutarán con el abuso de autoridad y definitivamente demasiados líderes enfermos y enfermantes resultarán difíles o imposibles de cambiar mediante los reclamos, los consejos o las sugerencias.

Justamente serán los jefes resistentes quienes encontrarán particularmente beneficiosa esta propuesta educativa que alienta a la auto-asistencia efectiva. En productiva intimidad, estos líderes consiguen relacionarse con sus problemas, consiguen reconocerlos y obtienen las técnicas para corregirse.

Hay que decir que a menudo la tarea de cambiar resulta tan ardua como una carrera contra el viento , en gran parte debido a que en muchas empresas suele hacerse la vista gorda o privilegiar o apoyar abiertamente el comportamiento disfuncional o deshonesto  en la medida en que éste produzca los resultados perseguidos. Afortunadamente, pese a esto, la mayoría de estos ejecutivos del tipo “malos por fuera, débiles por dentro”, reconocen sus problemas y, en secreto, buscan afanosamente resolverlos. En el BiblioLab encuentran la oportunidad de desarrollar la fuerza de carácter para aspirar a  solucionarlos. Encuentran los motivos y las formas para querer solucionarlos primero; obtienen los conocimientos necesarios para aplicar las soluciones después.

Toda organización funciona mejor con líderes y colaboradores gozando de vibrante energía emocional y de salud mental. El liderazgo bueno o malo, positivo o negativo, es siempre una actividad de relación: no hay líderes sin seguidores. Y si bien todas las virtudes mencionadas más arriba y que hacen al buen líder son simples ecuaciones, deducciones nacidas de la observación, de la experiencia, y del sentido común, no resultan ser la práctica común.

Tener el BiblioLab en la empresa sin dudas redundará en beneficios vinculares y progresos en la salud de sus integrantes. 
Cada práctica llevada a cabo a buen término plantará la semilla de un árbol fértil, que dará frutos jugosos a partir de una mínima inversión en tiempo y dinero. El BiblioLab brinda la oportunidad de aprender de primera mano, y de manera cómoda, a efectuar un cambio oportuno de paradigmas, y a impulsar progresos a corto y mediano plazo. Brinda la oportunidad de acceder a un
completo programa de Educación Emocional capaz de producir variedad de estupendas ganancias por un precio ridículo.

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí 

 Subir

VENTAJAS DEL BIBLIOLAB EN LA EMPRESA

¿Cuál es su utilidad en un grupo de trabajo?

Puede resultar tan práctico como un botiquín de primeros auxilios; o tan intenso como un tratamiento correctivo. Contiene todos los recursos para convertir en estupendo coach a cada compañero y promover espacios de trabajo fructíferos, claros y dinámicos capaces de encontrar siempre solución efectiva a los problemas. El entrenamiento al BiblioLab dará especiales frutos cuando decae la energía y resulta difícil dar impulso a las tareas; dentro del BiblioLab están las pistas para revertir la situación sin necesidad de medidas drásticas o antipáticas. El uso inteligente del BiblioLab por parte de integrantes de un grupo de trabajo, consigue ahorrar mucho tiempo y dinero; y sin duda traeré gratificaciones para celebrar

Los recursos en el BiblioLab permiten captar las múltiples versiones de realidad que cohabitan en un grupo. Nos permite distinguir la forma en que nosotros interpretamos la realidad según nuestra manera de pensar y según las emociones que nos visiten, y la forma en que los otros la interpretan según su manera de pensar y según las corrientes emocionales desde las que se encuentren operando. Es en esta comprensión que empiezan a desaparecer los conflictos; sobrevienen las soluciones prácticas a partir del reconocimiento y el buen manejo de las diferencias. Las personas no responden de igual modo frente a las circunstancias que se les presentan. Para quienes se encuentran inmerso en una corriente emocional positiva e impulsora una determinada circunstancia es vivida como “excitante desafío”; para quien se encuentra inmerso en corrientes de miedo, esa misma circunstancia será una amenaza; para quien se encuentre sobrecargado, será una molestia; quien se sienta inseguro de sí mismo, a lo mejor bloqueará sus recursos intelectuales para superar el reto.  Un buen manejo de las emociones situará al grupo en una posición ventajosa.

El BiblioLab contribuye con el usuario a desarrollar sus capacidades de observación neutral; esa que permite observar y calibrar la respiración, las actitudes, los pensamientos que asoman, las respuestas del cuerpo; las respuestas de los demás; el efecto que él produce en su entorno y el efecto que el entorno produce en él. Operando como observador neutral es mucho lo que puede hacer de bueno por sí mismo y por su grupo; obtiene herramientas poderosas para detectar emociones en conflicto. Y neutralizarlas. Obtiene las estrategias efectivas para corregir lo que merece corregirse, o potenciar lo que merece potenciarse.

 Abordado con el debido compromiso de mejorar, el BiblioLab cumple en transmitir la importancia de la Educación Emocional. Mediante recurso efectivos y realistas brinda la oportunidad de comprobar el indiscutible efecto positivo en la actitud y en el organismo.  Especialmente quienes se interesen por entrenar su mente de manera gradual y apacible alcanzarán un funcionamiento mente-cuerpo más integral, más fluido y más comprensible. Desaprenden mucho de lo aprendido y que ha resultado inviable, inexacto, o completamente equivocado. Como por decantación, inmediatamente empiezan a rechazar algunos mitos, a desarrollar un estado de mente más simple y realista para aprender a manejar sus emociones de manera positiva y observar los correlatos positivos en el cuerpo.

Una mente debidamente informada, entrenada para entrenarse y auto-asistirse, consigue ejercer un cierto control de la intensidad de las emociones que más la perturban. A medida que se avanza en las prácticas se consigue calibrar, lentificar, profundizar o minimizar una determinada manera de percibir una circunstancia, y manejarse de manera más efectiva. Es al cerrar el grifo de la emoción para abrir el grifo del pensamiento estratégico que las buenas ideas asoman, ahorrando energía, tiempo y avanzando en beneficios.

 Todos pueden practicar esta disciplina en cualquier momento y lugar. Las práctica es simple y si se las realiza con disciplina y compromiso, puede lograr un cambio significativo en la calidad de vida de quien la practica.  

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí  Subir

 ¿En qué consiste la práctica en el BiblioLab desde la empresa?

Puede decirse que no existe una única práctica en el BiblioLab. 

En primer lugar, no consiste en una capacitación presencial con entrenadores que aborden tema por tema.  Dados los diferentes requerimientos, la falta de tiempo y los apremios propios de las empresas, la práctica en el BiblioLab es libre. Un tipo de capacitación  auto-didacta, definida por cada usuario según sus inquietudes y necesidades del momento, quien permanece libre de tomarla a su ritmo, en horarios y frecuencias también definidos por él. Según se elija, puede tomarla desde la empresa o desde su casa. A lo largo de su membresía, tiene acceso a un servicio de consultas por chat y mensajería a partir de la cual está invitado a despejar sus dudas, formular preguntas específicas, asistir a encuentros que se anuncian oportunamente. 

Desde la Biblioteca, Puede consultar el Vademécum para resolver dudas inmediatas. Consultar las guías de trabajo para iniciar exploraciones intensas y reveladoras. Consultar los Manuales para obtener  información completa sobre las distintas personalidades según el sencillo esquema de Bach. Aprende a detectar en uno mismo y en los otros trabazones emocionales mediante la acertada observación de la fisiología, la síntomatología, y las verbalizaciones, (la manera de hablar que define un rasgo floral de Bach). Obtiene tácticas y estrategias para superar un problema personal, o para abordar las distintas personalidades con eficacia, y establecer con ellas una mejor comunicación. 

Desde el Laboratorio, se puede tomar las meditaciones; abocarse a los ejercicios y reeducar la mente, acercarla a una mejor comunicación cuerpo-mente. Una colección de películas se ofrecen como vías iluminadoras, películas que se pueden ver a solas o en grupo y proponer un cine-debate que, tomado con compromiso, dejará siempre el recuerdo de lecciones memorables.

Las prácticas de meditación tiene por objetivo el de cultivar la capacidad de observar neutralmente pensamientos, emociones, sentimientos y sensaciones físicas, reconociéndolos como elementos cambiantes y fluctuantes en los distintos entornos. Se obtienen avances importantes al aprender de uno mismo y de los otros, al detectar la enorme capacidad emocional que tenemos, y al aplicar los medios para potenciarla. 

Las bases teóricas aderezadas con las prácticas, permiten detectar más claramente las distintas cargas emocionales y manejarlas de un modo satisfactorio. Ayudan a enfocar la mente; a concentrarse efectivamente creando un estado de lucidez y produciendo cambios favorables en la persona y su entorno.

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí 

Subir

 

BiblioLab en la empresa- Trabajo en Equipo

Los entornos laborales necesitan de un cierto equilibrio, una cierta armonía y estados de buena salud de los integrantes para que puedan expresarse, desempeñarse satisfactoriamente en sus tareas y en favor de la productividad. 

En las empresas los problemas de salud originados por el estrés, las presiones, las obligaciones parecen multiplicarse ocasionando pérdidas a menudo considerables.   

Ausentismo por somatizaciones, gripes, resfríos, contracturas, indigestiones, desatención, jaquecas, agotamiento, bajo rendimiento, entre múltiples inconvenientes y enfermedades recurrentes, suelen ser el subproducto de fuertes padecimientos emocionales.  

Por miedo, celos, inseguridad, síntomas como nerviosismo, insomnio, ataques de pánico figuran entre los motivos de consulta más comunes haciendo que la venta de ansiolíticos, calmantes, euforizantes siga creciendo: hoy son muchos los que no salen de sus casas sin una pastillita en el bolsillo "por las dudas". 

Quienes aprendieron por propia experiencia que luego de una serenidad artificiosa suele sobrevenir la depresión, el embotamiento, la necesidad de dosis más altas de tranquilizantes o de estimulantes verán en la educación emocional respuesta satisfactoria a sus problemas de base. La educación emocional aplicada en la empresa resulta acompañante incondicional como medio de prevención de bloqueos, para frenar el desarrollo de enfermedades y de toda trabazón observada en el plano creativo o intelectual pues ellos son, en su mayoría, de origen emocional. Sin duda,en los trabajos de equipo la productividad y la eficiencia incrementan con una comunicación satisfactoria. 

Comprendiendo su importancia, hoy las empresas acuden a servicios y capacitaciones orientadas al cuidado del clima laboral. La educación emocional se esté imponiendo como recurso sólido a estos fines. 

Una Educación Emocional acertada facilita la comunicación; aclara la mente, conduce a la armonía, previene enfermedades, desbloquea inhibiciones, fortalece la personalidad. Promueve sintonía y conexión entre las personas. 

Mediante sencillas prácticas puede comprobarse que la comunicación y el clima laboral pueden abrillantarse deliberadamente con recursos muy simples sin necesidad de recurrir al medicamento. El estado de buena salud, de mente brillante y vigor corporal pueden recuperarse definitivamente mediante métodos extremadamente simples que todo el mundo tiene a la mano. 

La Programación Neurolingüística y el Coaching enseñan a aprovechar estratégicamente los magnìficos recursos del lenguaje verbal y gestual como medio sanador y transformador. Aplicado a la empresa genera progresos que hoy ya nadie discute. Cuando estas técnicas están estratégicamente combinadas con los remedios para la emoción, el abordaje se traduce en mayor creatividad y mayor impulso. Resultan una inyección de energía al campo del pensamiento.

La energía de emociones nobles y positivas es ese caldo de cultivo para los progresos: ese seguro para la buena salud. En el sistema cuerpo-mente esta inyección de energías combinadas rinde frutos sublimes que los medicamentos comunes jamás rendirán. Si bien no es novedad que el cuidado de la relación vincular en un grupo de trabajo trae progresos que son para valorar, no siempre se conocen los métodos acertados para lograrlo. El BiblioLab ofrece toda la base teórica y las sugerencias prácticas para evitar que insatisfacciones menores generen problemas de salud con sus derivaciones negativas de diversos grados de seriedad. Entretenidas propuestas conducen al practicante a una situación ventajosa, acompañándolo hacia cambios notorios, de repercusiones altamente positivas en el ámbito productivo, financiero, personal y grupal.

Subir   **Regístrarse

INFLUENCIAS NEGATIVAS EN EL ENTORNO LABORAL

Cuando la mala onda circula en la oficina

Prácticamente todos hemos percibido -- o sufrido-- alguna vez la mala onda circulando en la oficina. Los problemas emocionales interfieren en la actitud, mitigan el potencial creativo, las capacidades intelectuales, la resistencia al trabajo. Si se lo deja prosperar, un bloqueo emocional puede inutilizar a alguien, convertirlo en muchos casos, en influencia negativa para su entorno y en barrera para los progresos en los proyectos de su grupo.

Las riñas, tergiversaciones, conductas abusivas dejan su huella en el campo energético de la empresa, instalan un tipo de negatividad fácilmente detectable. Las personas van al trabajo a desgano, acompañadas de emociones y sentimientos contrariantes. Y aunque sean "de distinto matiz o color", nunca es bueno que las frustraciones se vayan acumulando.

Dicen que las frustraciones son el caldo de cultivo de las ondas negativas circulando en algunos ambientes de trabajo. Al parecer cuando las frustraciones se van sumando, el ambiente parece convertirse en polo de atracción de más frustraciones y de más negatividad. Las empresas temen la mala racha y hacen denodados esfuerzos por romperla.

Ahora bien, ¿qué son exactamente las frustraciones y las rachas?

Si como dicen, ellas son el producto de cúmulos de energía insuflados por pensamientos sombríos del pasado o del futuro, la buena noticia es que lo contrario también se aplicaría. Efectivamente la buena racha suele re-instalarse e insuflarse con la energía de aquellas emociones radiantes, deslumbrantes; que inspiren ideas acertadas y esperanzadoras, e insuflen poder a la acción concreta. 

Cuando alguien ha perdido la esperanza, hay remedios emocionales para recuperar precisamente esa energía emocional: la formidable energía de la esperanza

Y ninguna otra porque cuando se recupera esa precisa energía emocional que se ha perdido, (esperanza, paciencia, amor, coraje, seguridad) lo demás viene por añadidura. Para que esto ocurra, para producirlo deliberadamente, es necesario contar con conocimientos acerca de los modos más eficaces para dar remedio a la emoción perturbadora o debilitada. Por más esfuerzos que se hagan, las conductas artificiosas, impuestas sólo mediante la lógica o el afán de éxito, en algún momento se quiebran si no cuentan con el sustento de la energía emocional que la debe acompañar. Cuando este apuntalamiento se pasa por alto, esa sonrisa del éxito ensayada frente al espejo no tarda en transformarse en mueca lamentable.

Las influencias negativas se sienten, se perciben; opacan los sentimientos, generan incomodidad, extrañeza; ganas de irse del lugar. Son corrientes energéticas, como olas o nubes salpicando y cubriendo por encima y alrededor. Por esta razòn, por tratarse de algo transitorio emanando del humano, estas influencias energéticas, capaces incluso de dañar al cuerpo, tienen remedio. La necesidad de remedio emocional y de educación emocional en los ambientes de trabajo no se refleja solamente en las somatizaciones. Se observa a través del vendedor que no consigue superar sus fallas aún después de un curso de capacitación en ventas; cuando falla la comunicación a pesar de cursos sobre comunicación eficaz; se observa a través de la dificultad de negociación aún despuès de un curso de negociación; en la dificultad para asumir nuevas tareas luego de una re-ingeniería de empresas. En la fuga de energía ante patéticos esfuerzos por conservar la calma. 

Ninguna conducta exitista puede sostenerse a menos que haya una emoción que la apuntale y la torne legítima. 

Si entre socios o con los subordinados persiste la inflexibilidad a pesar de las capacitaciones es señal de que hay fallas en el área emocional. Gracias a una buena educación emocional un cambio mìnimo es capaz de generar progresos de repercusiones insospechadas; el uso del BiblioLab pone esta verdad de manifiesto. Progresos insospechados aguardan a partir de una mejora en el temperamento del jefe o del subordinado. Un uso productivo de nuestra plataforma online redundará en la optimización del rendimiento del personal, facilitará la selección del personal y la asignación de tareas tomando como base los atributos singulares de las distintas personalidades, sus capacidades y sus temperamentos. Cada consulta hecha a conciencia en el BiblioLab arrojará revelaciones interesantes, de gran utilidad tanto para el individuo como para la empresa.

Prácticamente a todas las empresas les agrada la idea de conseguir más con menos. Se llevan muy gratas sorpresas cuando por ejemplo, trasladan a un empleado de mediano rendimiento hacia un puesto de trabajo lejano donde, contra todo pronóstico, termina asombrando por su eficiencia o su creatividad. Estos fenòmenales progresos que suelen considerarse "fortuitos", "casualidades benditas" o "golpes de suerte", pueden pautarse y propiciarse deliberadamente con el buen uso de la educación emocional ofrecida en el BiblioLab. La reíngeniería de empresas brinda resultados magníficos cuando entre sus parámetros también se contempla la emoción. La gente no opone reparos en trabajar más duro en lo que más le agrada y lo que más lo gratifica; dedicando sus energías a aquellas tareas que les inspiran sentimientos positivos, donde puedan sentirse útiles dando lo mejor de sì mismos.

La productividad aumenta considerablemente cuando los empleados superan esa carga angustiosa que significa sentirse un desperdicio, ya se trate de una actividad administrativa o creativa. Trabajar allì donde resulta efectivo destierra el ausentismo, el aburrimiento, la dejadez, los estados de sobrecarga, descontento, quejas, boicot. Elevar la calidad de vida en las empresas, agrega valor al lugar de trabajo y la calidad de vida de la empresa está directamente vinculada con el sentir de cada integrante. La empresa que ofrece a sus empleados los recursos efectivos para auto-asistirse en la emoción está ofreciendo servicios auténticamente superadores de múltiples derivaciones positivas. Con la posibilidad de liberarse cada cual a su ritmo y gusto de la carga emocional que lo perturba, los trabajos resultan en todo sentido plenamente satisfactorios- 

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí 

Subir  

El coach en la oficina

Obtener más con menos

El mundo en que vivimos impone nuevas costumbres; nuevas premisas, nuevos cuidados. Así como elevar la calidad de vida y preservar la buena salud de los empleados son motivaciones a la orden del día en las empresas, también lo es la preocupación por preservar la buena energía en los ambientes de trabajo---en la energía emocional circundante--- a sabiendas de los beneficios que esto engendrará. Hoy más que un jefe autoritario, las empresas buscan un líder impulsor; una personalidad enérgica pero al mismo tiempo con buena predisposiciòn para prestar su ayuda.

Procurar que cada compañero de trabajo resulte un factor que agregue positivismo figura entre los intereses primarios de las empresas de la actualidad especialmente en aquellas empresas que priorizan el trabajo en equipo. La plataforma BiblioLab puede hacer de cada compañero un coach del otro. Del lado opuesto al bulling tan dañino y frecuente en estos tiempos, la buena energía y el compañerismo pueden acercar a ventajas impensadas. El reconocimiento oportuno de una emoción perturbadora allana el camino hacia el progreso y hacia el logro de los objetivos tanto para quien la padece como para quienes se encuetren a su lado. La intolerancia, los miedos, las obsesiones, las envidias, la negatividad, el pesimismo, son la fuente germinal del mal trato en todas sus variables. Las emociones que contaminan los ambientes de trabajo no son solamente cuna de múltiples disfunciones orgànicas, son también las responsables de pérdidas, y problemas vinculares que se pueden evitar.

El clima laboral, el espíritu de la empresa definitivamente ha dejado de ser una frase trillada: se percibe. Es algo que merece especial cuidado. Ante circunstancias que plantean desafíos las empresas buscan incorporar recursos para literarlmente dar luz al pensamiento, dar a luz nuevas ideas. Pero también, para restaurar el equilibrio general. Las empresas invierten en capacitación. Entienden la importancia de actualizar sus conocimientos técnicos, pero las más exitosas lo son porque han captado la importancia de suavizar los ambientes de trabajo además de potenciar las capacidades intelectuales y productivas de sus integrantes. Estas empresas han comprendido por su experiencia que un buen clima laboral es la base para optimizar la eficiencia. Prueba de ello es el efecto que tienen sobre los empleados y sobre el rendimiento general, los distintos seminarios de capacitación de los que tanto abundan en todas las áreas. Los mejor recibidos y los que han resultado más fructíferos son aquellos que además de información, dejan esa estela prodigiosa del optimismo, entusiasmo, esperanza. Los buenos líderes eligen estos seminarios y descartan los demás en plena conciencia de que las energías emocionales positivas son los elementos que marcan la diferencia en los recursos humanos:  consiguen abrir caminos y permiten encontrar esas soluciones que tardan en aparecer en las conciencias cuando el seminario deja información valiosa pero seguida de cualquier tipo de decaimiento emocional.  

El líder sabio sabe que estas energías emocionales inspirarán en su grupo ideas y decisiones acertadas mejorando el clima laboral y la productividad final. El espíritu bien atendido en estas empresas es francamente o secretamente envididado por la competencia. Las personas desean trabajar en estas empresas que ofrecen un clima laboral positivo pues en ellas, se vuelven ellos mismos seres positivos que consiguen dar lo mejor de sí mismos.   

Para toda empresa que se interese de veras, hoy existe abundante evidencia de la importancia de contar con un líder positivo, emocionalmente vigoroso y saludable cuya disposición positiva resulte contagiosa. Sus sabias elecciones, direcciones y consejos, se reflejarán sin rodeos; obtendrá logros adicionales y ubicará a la empresa en posición ventajosa. Siempre los resultados de los esfuerzos del grupo se verán abrillantados con información valiosa seguida de una estupendo apoyo emocional que se incluye dentro de las tareas del líder. A diferencia de la prepotencia, el vigor emocional imprime su sello en el espiritu de la empresa; se contagia y produce bienestar general.

Es mucho lo que se ahorra, y mucho más lo que se gana, al evitar la fuga de energías en mantener la calma, o en estériles luchas que culminan en rupturas lamentables. Las técnicas y estrategias ofrecidas en el BiblioLab favorecen el espíritu curioso y reflexivo, plantean interrogantes atractivos dejando por todo saldo, revelaciones útiles y refrescantes con las que siempre da gusto dejarse sorprender. Gracias a una buena educación emocional el grupo consigue ayudarse con eficacia cada vez que una ayuda resulte necesaria. Prácticamente todas las personas prefieren trabajar en armonía. Superados los celos, los miedos, las envidias, la armonía se instala; las discordias, el mal trato empiezan a brillar por su ausencia, pierden su razón de ser.

El adecuado tratamiento para neutralizar una emoción negativa ya no es tarea misteriosa; puede resolverse fácilmente mediante pistas sencillas. En un grupo de trabajo la educación emocional resulta ese tipo de conocimiento indispensable, ese tipo de provocación o agitación mental capaz de promover el entendimiento, y mediante prácticas entretenidas consigue instalar el clima de cooperación, la saludable curiosidad. Aquellas empresas interesadas en mantener el personal en pleno estado de sus facultades intelectuales y físicas encuentran en el BiblioLab una apoyatura eficaz. Las prácticas ofrecidas abrirán a una fuente de conocimiento interior, y de ideas posiblemente desconocidas para el propio practicante generando beneficios para sí mismo y sorpresas gratas para su grupo. Cuando al menos una persona en un grupo eleva su nivel energético, este progreso se transmite a los demás. Los cielos emocionales del grupo se aclaran, los progresos vienen por añadidura. Entonces, puede decirse que los cambios asombrosos con economìa de recursos son absolutamente reales y posibles.

Para que un equipo de trabajo prospere deben estar dadas las condiciones emocionales, mentales y de ejecución de modo tal  que sean los temas de discusión, las diferencias y los debates los que se agoten; no los interlocutores. Quienes necesitan ayuda para enfrentar situaciones que pueden presentar fricciones o sobrecarga se verán gratamente favorecidos con una consulta al BiblioLab. Téngalo en cuenta: A menudo los desaciertos y las fallas reiteradas que se observan en las organizaciones se deben a fallas que se repiten en su fuerza trabajadora. Y estas fallas en los individuos a menudo responden a rigideces de personalidad, a comportamientos, decisiones y elecciones definidas por sentimientos, emociones y sensaciones que, a menos que se opere estratégicamente sobre ellas,  persistirán ocasionando atrasos, desventajas, desgastes vinculares, pérdidas y deterioros. La Educación Emocional aclara la mente, despeja el torbellino emocional, contribuye a una mejor interrelación entre los individuos, eleva el nivel de rendimiento en cada elemento humano y con ello, eleva el grado de producción de cualquier organización.  La Educación Emocional es ese entrenamiento que evita el malgasto de energías y dinero, y consigue producir beneficios y progresos en tiempo récord.

**Regístrarse**

Subir

EL ESPÍRITU DE LA EMPRESA

La esencia del liderazgo es proporcionar una dirección, imprimir una visión y una pasión compartida, dar un sentido al trabajo de su equipo. El líder tiene autoridad, poder de decisión y de gerenciamiento de las prioridades. Debe transmitir el sentido de las tareas, la razón de ser de la empresa. Necesita compartir sabiduría, conocimiento, y las perlas de su experiencia para bien de todos. Es responsable de imprimir espíritu al producto o trabajo de una empresa. 

Los trabajos hechos sin espíritu se destacan por su vida corta, por su falta de singularidad, por su prescindencia

Dentro de las responsabilidades del líder está la de seleccionar las personalidades mejor preparadas emocional e intelectualmente para llevar a cabo un determinado tipo de trabajo y detectar si acaso es necesario realizar un cambio de posiciones para aprovechar al máximo los recursos humanos con los que cuenta. Pero tiene también la responsabilidad de insuflar en su equipo de trabajo esa energía que lo distinguirá. 

El término "espíritu de la empresa" surge de estos manejos. Dentro de una misma empresa, es muy fácil percibir el "espíritu" en cada una de las áreas de la empresa. Así, en el área de Adminstración y Finanzas de una determinada empresa podría percibirse un espíritu y un clima de trabajo muy diferentes de aquellos en el área ventas de la misma empresa. Si bien no deben desestimarse los múltiples aspectos de la realidad que tienen incidencia en las tareas de cada área, buena parte de la diferencia en el espíritu del equipo resultan de la labor de su líder. Vale decir, son la consecuencia directa de la energía emocional y del estilo motivacional que el líder imprima en su equipo.  

Se comprende que por múltiples motivos, la responsabilidad máxima del líder es la de cuidar su salud emocional primero que nada. Eeducarse emocionalmente para generar un grupo de trabajo gozando de buena salud integral; un equipo de individuos con sus capacidades psíquicas, intelectuales y emocionales vitales y dinámicas; funcionando a pleno sin necesidad de hacer todas esas conversiones psicosomáticas que se observan en aquellos grupos de individuos trabajando estresados, rindiendo a la mitad de su potencial por estar bajo presión.


Una acertada Educación Emocional resulta la base del liderazgo positivo y productivo del que emana un espíritu distinguible y que transmite que este espíritu distinguible no se consigue trabajando juntos y amontonados, sino a manteniéndose unidos y energizados. 

Y el liderazgo positivo y productivo es por lo tanto, la esencia de la motivación auténtica. Estimula la capacidad de innovar, crear, de trabajar en grupo, de contagiar el entusiasmo y razones tanto como de compartir preocupaciones.  Así, la Educación  Emocional resulta el entrenamiento que abre puertas incentivando el despliegue de las distintas capacidades humanas. Permite hacer frente a la variedad de emociones que se desatan en un grupo de trabajo, Pero resulta especialmente útil para motivar a la gente. Alivia el miedo a la pérdida de control, aviva el razonamiento, desata las capacidades creativas,  la osadía y la tendencia a extraer placer en el trabajo. Contar con equilibrio emocional es la diferencia que marca la diferencia y que puede imprimir espíritu, otorgar dirección, razón y sentido a lo que se hace. 

Como líderes, jefes o autoridad en alguna materia podemos contar con la más actualizada y exacta información, tener acceso a todos los datos y los conocimientos técnicos para llevar adelante una determinada tarea. Pero si estamos emocionalmente quebrados, o debilitados, los recursos intelectuales hacen agua, el razonamiento se perturba, el sentido y las prioridades se pierden y la tarea no termina de completarse como se espera. 

La Educación Emocional no significa responder civilizadamente mientras nos tragamos los desencantos, la confusión, y enfermamos de odio,desconfianza, impaciencia o impotencia. Tampoco pretende ser la antesala de una vida cómoda sin altibajos. Su función es prepararnos,  transportarnos a un nivel más alto de comprensión que permita responder más eficazmente a los retos que se nos presentan.  Es importante contar con un líder emocionalmente fuerte y bien formado porque especialmente el líder necesita  detectar qué pasa en el interior de las otras personas. También necesita distinguir el espíritu y orientación de los potenciales consumidores de su producto. El líder necesita comprender, detectar qué está sucediendo en los sentimientos de las personas a su cargo, como así también de las necesidades o inquietudes de sus clientes.  Necesita flexibilidad para negociar, y claridad mental para evitar caer en la trampa de las interpretaciones ligeras que son por lo general, el caldo de cultivo de los malentendidos, atrasos y rupturas.  

A lo largo del día y en nuestro intercambio con el mundo, los seres humanos debemos lidiar con diferentes emociones ajenas; nos vemos obligados a desplazarnos en corrientes de emociones muy diversas. Algunas nos plantean desafíos y angustias, otras un placer infinito. Todas en el mismo día.  Así es que el equilibrio emocional del ser humano no es algo estático; es vital, dinámico, cambiante. Cuando hablamos de una persona emocionalmente equilibrada nos referimos a esa persona con capacidad para desplazarse en las distintas corrientes de emoción a las que somos sometidos. De todas maneras, existe un tipo de emoción que nos distingue. Están los temerosos, los celosos, los desconfiados, los por-siempre-preocupados, los desfachatados, los generosos, los vanidosos, los tímidos, los cobardes, los entusiastas,  etc.   

La corriente emocional en la que se encuentre el líder de un grupo definirá su visión de la realidad, los consejos que brinde. Las soluciones que encuentre y las que NO consiga captar son también definidas por la corriente emocional que los envuelva. Una Educación Emocional bien enfocada ayuda a una transformación magnífica en toda personalidad y tendrá repercusiones no menos magníficas a nivel global. Ni siquiera las decisiones tomadas desde los niveles más altos del directorio de una empresa se libran de la influencia emocional. Todas ellas contienen una impresión emocional definida que puede ser de miedo, de competencia ciega, de revanchismo. 

No es difícil imaginar el cambio drástico en las decisiones y en la dirección de la empresa cuando se ventile desde el directorio esa corriente de miedo, de desconfianza, esa sed de revanchismo o de competencia ciega. Otras cartas se pondrán sobre la mesa y mejores cuestiones a debatir. Desde el nivel más alto de performance de una empresa hasta los niveles de individuo la tarea de limpiar primero el contenido emocional y limar honestamente esas emociones que distorsionan la realidad, llevará siempre a puertos más prósperos y traerá soluciones gratificantes que no se pueden anticipar.  Confiamos que nuestra plataforma online ofrece todas las herramientas para un trabajo personal exitoso pues cada persona sea jefe o empleado conoce muy bien los miedos, celos, suspicacias, aversiones con las que convive y que desearía superar.

La Educación Emocional nos ubica en la vereda de enfrente de la respuesta irracional. Va más allá de la moral, las buenas costumbres o las cuestiones de ética. Impacta directamente en la vida íntima e incuestionable.  Las personas responden de manera irracional cuando se quedan sin recursos intelectuales o emocionales. Gracias a la Educación Emocional, incluso las emociones más fuertes y turbulentas comienzan a tener sentido. Y permanencen en ese área desde donde efectivamente se les puede dar tratamiento razonable y adecuado previniendo la falta de reacción o la  reacción estuporosa, desbordada, irracional, maleducada o "incivilizada".  

Muchos líderes presentan magníficas capacidades lógicas y analíticas pero fallan en su comunicación a causa de fallas en su emoción. Si reaccionan de un modo "emocional" se los tilda de irracionales lo cual es injusto: ningún ser humano puede desligarse, renunciar, negar o disimular su vida emocional. Algunos evitan intercambios, ocultan valiosas ocurrencias o discusiones solo por miedo a perder el control; por miedo a no expresarse claramente y a riesgo de que se los malinterprete, otros callan, se resignan, muestran pasividad o todo lo contrario: abuso de autoridad, cerrazón y obstinación. Todos con infelices resultados y en la mayoría de los casos, desaprovechando un magnífico potencial humano.  

Múltiples reacciones y conductas que son contrarias a la salud de la empresa se deben a inseguridades emocionales. Más que ninguna otra persona aquellos en puestos jerárquicos,  jefes o líderes con sus emociones fuera de eje deberian comprender la importância de capacitarse en el campo emocional; evitar considerar la capacidad emocional como opuesto a la capacidad analítica sino como una aliada de progreso: cuanto más aprenden de sí mismos, más aprenden de la gente y más anchas son las ganancias. La Educación Emocional hace más fácil atender a las distintas emociones y a los distintos desafíos. Pero fundamentalmente sirve para generar motivación, aclarar la mente, fomentar un campo unificado, profundizar las capacidades de análisis y procedimientos. 

La Educación Emocional no es dar rienda suelta a las emociones y al comportamiento irracional sino que incluye estos conocimientos y los extiende. Invita a ingresar a un nivel superior de capacitación que se encuentra por encima de los conocimientos intelectuales o técnicos o de las capacidades de análisis. Permite superar esas dificultades para desarrollar una tarea o un producto, o para afrontar reuniones y discusiones con mente clara y moderación. Definitivamente impide, como tantas veces ocurre, que la emoción contradiga a la razón. 

Las personas pueden y tienen que aprender sobre su mundo emocional y el mundo emocional de la gente para poder entrar en sintonía con ellas. Si bien para el caso de trabajos creativos, la creación surge en buena medida de conocimientos intelectuales, de datos combinados con inteligencia intelectual, la motivación pertenece al campo de la inteligencia emocional y por lo tanto merece tenerse en cuenta.

Casi al instante salta a la vista cuando una tarea está hecha sin sentimiento. Parecen insulsas. Percibimos algo indefinido que les falta.  Del mismo modo, como cuando hacemos algo sin sentido o sin espíritu, sentimos que el trabajo nos ha dejado incompletos,  insatisfechos. Todos podemos reconocer esos trabajos llevados a cabo en medio del tedio, del enojo, carentes de sentido. Les falta espíritu y casi nunca resultan geniales o completamente satisfactorios. Pululan productos de alta tecnología que en definitiva no nos dejan nada. Publicidad sobre un producto magnífico que no nos entusiasma. Les falta espíritu. Lo mismo ocurre con los líderes de las empresas. Puede que tengan entre manos un proyecto majestuoso y un equipo singular, pero sin la energía emocional necesaria que unifique, que imprima color y vigor a su grupo de trabajo, la majestuosidad del proyecto y las mentes brillantes pueden diluirse en el caos, en la confusión, en el miedo paralizante, en todas esas nubes grises de angustia o pesimismo. 

Las personas pueden y tienen que aprender sobre su mundo emocional y el mundo emocional de la gente para poder entrar en sintonía con ellas. Si bien para el caso de trabajos creativos, la creación surge en buena medida de conocimientos intelectuales, de datos combinados con inteligencia intelectual, la motivación pertenece al campo de la inteligencia emocional y por lo tanto merece tenerse en cuenta.

Especialmente en estos casos el líder debe contar con reflejos rápidos para intervenir y revertir la situación proporcionando orientación y sentido de pertenencia. Tener educación emocional no es tener un conocimiento analítico más, es aprender la dinámica de las emociones para conseguir que un grupo de personas avance sorteando eficazmente los desafíos, incluso sus propios desafíos emocionales. Incorporar Educación Emocional a la vida laboral asegura un más alto nivel de rendimiento y productividad, promete satisfacciones más contundentes y más amplias.

Las empresas que tengan interés en aumentar su rendimiento y extender su vida útil, deberían ofrecer capacitación emocional a sus personal. Hacer que los ejecutivos se interesen por la dinámica emocional, que se preocupen y se ocupen de las emociones circulando en sus ambientes resulta una medida sabia y prudente teniendo en cuenta que el clima emocional en la empresa es asunto que afecta a todos dentro de la empresa, y que tiene implicancias que se extienden más allá de la empresa; en el servicio o producto ofrecido, y en los consumidores. El manejo de las emociones está siendo tratado desde la más fina tecnología y produce los más altos y gratificantes rendimientos. Mientras que ríos de tinta corren advirtiendo sobre estas observaciones y las indeseables consecuencias de un espíritu adverso en la empresa, o de generar productos "sin espíritu", los recursos prácticos para revertir la situación no son tan numerosos. Confiamos en que el BiblioLab llene este vacío resultando de utilidad a toda persona con sinceros intereses en indagar en su interior y corregir fallas en su personalidad y en su vida emocional que merecen corrección a fin de acertar en logros laborales más completos y con más clara identidad.  Las personas pueden y tienen que aprender sobre su mundo emocional y el mundo emocional de la gente para poder entrar en sintonía con ellas. Si bien para el caso de trabajos creativos, la creación surge en buena medida de conocimientos intelectuales, de datos combinados con inteligencia intelectual, la motivación pertenece al campo de la inteligencia emocional y por lo tanto merece tenerse en cuenta.

**Regístrese hoy al BiblioLab - Consultar Planes aquí

 

Subir

 

Promueva el BiblioLab en su empresa

PLANES DE REGISTRACIÓN ESPECIALES PARA GRUPOS: 
(empresas, instituciones). 
Consultar nuestros planes especiales para grupos desde aquí

Por email escribiendo a:  - o por fax a: 1-720-294-4036

 

Promociones Especiales para Amigos de Facebook desde aquì

 

Probar el sistema durante una jornada

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí  Subir

Libros y manuales de Aflorarte.com disponibles desde:

Si todavía no nos conoce, recorra Aflorarte.com.

Aflorarte.com está activa en Internet desde 1998 ofreciendo asesoramiento y servicios de educación emocional, coaching, orientación vocacional y asesoramiento en terapia floral y vincular desde plataformas online.

Aflorarte.com es otra iniciativa de Liliana Dercyé : www.lilianadercye.com / www.loqueengordaeslaemocion.com

Loqueengordaeslaemocion.com , sitio web hermano de Aflorarte.com. Dedicado exclusivamente al problema de la obesidad y las conductas conflictivas con la comida y con uno mismo.

Valoración

Si usted conoce nuestro trabajo y lo valora, puede expresarse desde aquì:

Aflorarte.com está en Facebook

LoQueEngordaEsLaEmocion.com está en Facebook

 

 

website statistics

           

Suscribirse al Bach-Boletin_Informativo


Patrocinado por es.groups.yahoo.com