Chicory (Achicoria) Flor de Bach

Chicory pertenece al grupo de remedios para los que se preocupan demasiado por el bienestar de los demás. Las Flores de Bach que completan este grupo de emoción son: Beech, Rock Water, Vervain, Vine. El Dr. Edward Bach define a Chicory como el remedio indicado: “Para aquellos que se preocupan demasiado por las necesidades de los demás, y tienden a excederse de sus cuidados a los niños, familiares y amigos, encontrando siempre algo que debe ser corregido. Disfrutan intentando modificar todo lo que consideran que está mal, y anhelan tener siempre cerca de aquellos por quienes se preocupan.”

DESCRIPCIÓN 

Características de Flores de Bach CHICORY en estado negativo

Chicory es de las Flores de Bach la que representa a la madre nutricia; al “amor maternal”. 

Chicory privilegia el cuidado de la familia, el cuidado de los hijos y seres queridos. Refleja un tipo de entrega abnegada y cariñosa, tierna, que irradia calor. Manifiesta una sincera disposición de ofrecer cuidados de un modo tan dedicado que los suyos puedan sentirse amparados, queridos y seguros. Los Chicory son mimosos, afectuosos, entrañables.

En estado negativo, esta entrega no es desinteresada: por el contrario, es calculadora. Esta Flor de Bach no es exclusiva para mujeres. El Chicory negativo de cualquier sexo siempre espera una recompensa, se siente insatisfecho. Necesita sentirse querido, necesitado. Necesitan sentirse reconocidos por el afanoso cuidado que ofrecen a los demás; por las atenciones que brinda a los que están bajo su cuidado, o a su cargo.  Chicory negativo necesita reafirmar su esencia en la atención afectiva de quienes lo rodean.  Son manipuladores, autocompasivos. excesivamente centrados en si mismos, muy posesivos. Por lo general son conductas asociadas a las madres, pero puede ser el padre, el tutor, la tía, la abuela, la maestra. 

Chicory figura entre las Flores de Bach que evidencian conductas manipuladoras: Si no consiguen la atención o los favores que pretenden, o no logran imponer su voluntad, se victimizan. Pueden ser muy culposos, “nadie me quiere” “nadie valora mis esfuerzos”. Incluso pueden llegar a provocarse una enfermedad, descuidarse adrede e interrumpir un tratamiento para no recuperarse y con ello hacer sentir culpables a los otros y forzarlos a visitarlos. En algunos casos, pueden mostrarse vengativos y calumniadores. 

Son ultra-demandantes, calculadores, y bastante interesados. Entienden el dar, la expresión del amor y cuidados como una moneda de cambio. Siempre contabilizando muy bien lo que brindaron y lo que se les debe a cambio, a modo de pago y compensación por el tiempo y los esfuerzos empeñados. 

Muestran destreza con la intención de imponer su voluntad. Pueden ser bastante diplomáticos a la hora de seducir, y muy frontales cuando no se les retribuye.

Chicory con los afectos: la madre nutricia

Este rasgo floral encarna el arquetipo de la "madre universal", la madre nutricia, la energía maternal. Se trata de una característica, un impulso natural que no podrá evitar volcar en todas las áreas de su vida.  Es el potencial maternal del alma que está latente en todo ser humano ya sea hombre o mujer. Se preocupan por sus hijos, familiares y amigos como una madre. Se preocupan por si tienen mucho calor, demasiado frío, si tienen suficiente comida, si les falta algo. Cuando intuyen que al otro le falta algo, o que necesita algo, Chicory llenará este vacío. Comprará sin consultar aquello que considera que el otro debe tener. Pero, a cambio exige obediencia incondicional, pago, retribución, agradecimiento y reconocimiento eternos.  A menudo es preferible no recibir atenciones de Chicory porque uno queda en deuda para siempre. La expresión inglesa de agradecimiento,  formal y ya en desuso “I´m obliged” (me siento obligado) refleja perfectamente la situación emocional que genera Chicory para quien la compensación ajena es casi como una obligación. 

 

Están los padres chicorianos sutiles que se muestran desinteresados y melosos, y están los otros más frontales y autoritarios, que expresan abiertamente “Somos tus padres, es tu deber cuidarnos después de todo lo que hicimos por tí”  En cualquiera de sus formas Chicory genera en los hijos un tipo de amor conflictivo; un esquema de amor/odio que provoca malestar,  genera desdicha y conflictos que suelen permanecer activos e irresueltos durante todo una vida. E

n el seno del hogar, Chicory es una madre problemática, una "madre institución" omnipresente. Una madre enfermiza, llena de síntomas y somatizaciones. Su abrazo es el abrazo del pulpo sofoca, convierta al objeto de su amor en su presa. No lo suelta. Debilita al otro, lo torna un ser necesitado, inseguro y dependiente. Es la madraza, la supermadre, la omnipresente. La Yidishe mamme que ofrece un tipo de amor posesivo, obsesivo, supervisa, organiza, critica, observa, corrige, alimenta, instruye, gobierna. Ejerce su control hasta para elegir las parejas de los hijos y lo hace convencida y remarcando a los demás que sólo hace lo que hace por el bien del otro.

 

 

Chicory y la culpa

 

Chicory es básicamente culposo; muy habilidosos para inyectar culpa.  Padece un profundo temor a no ser querido, a ser olvidado o abandonado.  “Cuando te cases vas a olvidarte de mi” Chicory se dedica a su familia por su bien, hará esfuerzos, sacrificios y también dará felicidad. Pero contabiliza esta entrega y la puntualizará cada vez que pueda. “¿Recuerdas cuando hice tal o tal cosa por ti, y lo bien que te sentiste después?”

Aunque Chicory representa un aspecto femenino, se trata de una actitud dictatorial, opresora observada también en los hombres “cabeza de familia”. Es el padre que impone ayuda en el trabajo; autoritario, déspota, que decide a qué va a dedicarse el hijo y no soporta que éste no siga sus indicaciones o su oficio. Los hijos temen defraudarlo porque Chicory genera una culpa insoportable. Cada desobediencia es para Chicory motivo de enorme decepción: “me rompes el corazón” “me arruinaste la vida”, “tantas esperanzas tiradas a la basura”. “¡Te has burlado de mi todos estos años: tanto dinero invertí en tus estudios para nada!”

Chicory no puede conceder libertad a los suyos: ni en el amor ni en las elecciones de vida, de pareja, de carrera, razón por la cual muchos integrantes de estas familias necesitan abandonar el hogar. Hacer un corte drástico: mudarse bien lejos para poder hacer sus vidas con libertad. Cuando esto ocurre, los padres Chicory experimentan un desgarro y sufren sincera y profundamente. Pero no sufren tanto por amor como por orgullo y decepción al incumplimiento de sus caprichos y expectativas. Marcadamente insatisfechos, interpretan la actitud del otro como la de alguien injusto y desagradecido.

Hay familias, dinastías tipo Chicory que mantienen una profesión, un oficio, una empresa como parte de la tradición y de la identidad familiar: Familia de médicos, de músicos, de artistas, de fabricantes de ropa. De códigos cerrados, no pueden concebir que se les opongan. El que lo hace, posiblemente cargue en su vida con una pesada culpa. Cuando un integrante de la familia se subleva Chicory puede entrar en furia y mantener la furia a lo largo del tiempo: este rebelde será la oveja negra de la familia, y será desterrado, desheredado.

Chicory y los afectos

Por lo general, Chicory resulta un fastidio y sufre porque siente que su “amor” no es correspondido. Es que no inspira un amor verdadero, sino que establece un tipo de vínculo asfixiante, pegadizo y culposo. Los acuerdos y códigos son tácitos, y los mandatos estrictos, incuestionables e irrenunciables. Establecen el complejo de Edipo con los hijos varones, y convierten a las hijas mujeres en sujetos manejables, dependientes e indefensas.

Algunos matrimonios viven mucho tiempo bajo el techo y el mando de padres o suegros Chicory déspotas, autoritarios. Estos matrimonios no pueden formar una familia en libertad, deben librar varias batallas con Chicory para, por ejemplo, decorar la casa a su gusto, criar a sus hijos a su modo. Las peleas entre suegras y nueras arrojan, por lo general, una personalidad Chicory en la suegra. 

Los hijos de Chicory no pueden abrir las alas y volar, sólo pueden tomar distancia y diferenciarse, yéndose a vivir muy lejos. O mediante una pelea grandiosa por el motivo que sea y que le permita cortar definitivamente ese lazo que lo tienen aprisionado. Cuando los hijos se van de la casa, Chicory desarrolla el síndrome del nido vacío y puede convertirse en un dolor de cabeza para la familia pues tanto pueden estallar en lágrimas y victimizarse, como con "dolores del pecho”, “ataques cardiacos" y realmente enfermar gravemente si acaso el hijo manifiesta una sólida intención de emigrar a otro país. Así vemos tantas veces a gente que prueba suerte en otro país y “algo inexplicable” los hace volver. Aún de adultos, con familia constituida, y viviendo lejos, estos hijos sienten la imperiosa necesidad de regresar al hogar de sus padres para pasar Año Nuevo con mamá, en plena conciencia de que, de no hacerlo, se arriesgan a “romperles el corazón”.

En las parejas, son las “esposas madres” , los “esposos “padres” altamente sobreprotectores. Suelen enamorarse de personas bastante menores a quienes cuidarán como hijos.

Muchas veces enamorarse de una personalidad Chícory negativa supone hipotecar la libertad porque también en este contexto, son muy culposos y aprisionan como un pulpo. En todas las áreas de su vida, establecen un tipo de amor sofocante. No dan respiro ni libertad en el amor. Su necesidad de reconocimiento es tan grande y tan urgente, que suele  recordarle al otro todo lo que le ha dado en la plena convicción de que, de no hacerlo, sus esfuerzos jamás serán reconocidos, ni serán debidamente recompensados como espera que sean.

 

 

También en la relación de pareja, Chícory intenta convencer y convencerse de que hace todo por amor, pero cuando la relación se corta, el reproche Chícory será algo como “me hiciste perder tiempo y energías”. “Sólo viví para tu bien y así me retribuyes”. “Me arruinaste la vida”

Ante el pedido de divorcio, sufren profundamente las penas “del corazón”. Son las personalidades despechadas que pueden llegar a reaccionar de manera absolutamente contraria al amor. Se muestran absolutamente faltos de amor, pueden llegar a la crueldad. Resulta a menudo un sueño imposible llevar una vida en libertad entrampado en una personalidad Chicory negativa.

La inseguridad Chicory y la dificultad para perdonar

Tienen mucha dificultad para perdonar y olvidar. Suelen ser presa de un miedo enorme a ser abandonados, a perder una relación, o posesiones. El amor Chicory es el amor obsesivo a veces enfermizo: no puede aceptar que realmente se corte un lazo de amor que le resulte valioso. No puede aceptar cuando una relación llegó a su fin. Eres mía, no serás de ningún otro. Te di mi vida. No te vas a librar de mi tan fácil. Inconscientemente suelen desarrollar una enfermedad y refugiarse en ella al solo efecto de recuperar ese amor, retener a la persona y sofocarla a través de la culpa y forzarla a la compensación. Así es que muchas parejas se separan y la víctima de Chicory cede; vuelve de mala gana, solo para volver a separarse.

 

Detrás de la postura de gobernante existe un ser con un tremendo grado de inseguridad, de flaqueza, de vacío interior. Existe en esta personalidad una marcada dificultad de auto-afirmación, El sufrimiento básico de ese rasgo floral es el miedo al abandono, a no ser aceptados, el temor a perder afectos, reconocimiento, influencia. O, a perder puestos de trabajo o posesiones. 

 

En muchos casos, esto constituye un sentimiento histórico por no haber sido queridos cuando niños; por haber sido desvalorizados, desamparados, mal comparados y poco o nada aceptados por lo general por sus padres y maestros. En compensación Chicory arma grupos cerrados donde puede imponerse.

Así es que desarrolla pensamientos penosos de que nadie lo quiere, que lo quieren estafar, que se aprovechan de el. En su inseguridad también aparece la lógica de que debe conquistar el cariño y el reconocimiento con acciones precisas. El problema es que se convierte en un ser tan meloso, invasivo, que resulta un estorbo. 

Ante las diferencias humanasa, Chicory construye fantasías que le impide perdonar; sus fantasías terminan alcanzando el grado de realidad lo que hace muy difícil mantener con él una conversación para hacerlo entrar en razones, o paraparticiparlo de un punto de vista ajeno al suyo.  Fiel a su estilo manejador, terminará con berrinches, reclamos, o contrayendo alguna enfermedad y buscará la contemplación ajena, antes que dar el brazo a torcer

 

Chicory en la vida social

Si bien este rasgo floral encuentra su despliegue mayor en el hogar (en la madre protectora o el cabeza de familia) en la vida social Chicory no deja de hacerse notar. Persiste en su actitud protectora, dadivosa, cariñosa, abnegada, generosa pero siempre interesada, contabilizando muy bien lo que da, y a quién. Compran la amistad con regalos y atenciones pero no entablará relaciones con cualquiera. No hará amistades entrañables con quien considere que no le retribuirá. Se preocupa por el bienestar de sus amigos pero espera a cambio, amor, atenciones, reconocimiento, felicitaciones, un lugar preferencial en el grupo de amigos.

 

Chicory necesita inspirar la compasión de los otros. Actitudes Chicory negativas se observan a diario en todo plano social. Se presenta en hombres y mujeres de cualquier edad cuyo máximo interés es el de ejercer influencia, imponer sus pareceres, exigencias, y ocurrencias antojadizas. Hablan mucho, escuchan poco, interrumpen, son entrometidos, discuten todo. Se imponen. 

 

Son por lo general egocéntricos, celosos criticones, entrometidos, rezongones. Brindan dedicación, pero son poco comprensivos; pretenden que los demás tengan su misma escala de valores. Les resulta harto difícil dar sin esperar recibir compensaciones.  Mantienen altas expectativas. Son celosos y muy competitivos en el amor, tal el caso de las dos abuelas que compiten por el amor del nieto.

 

Chicory es de hacer círculos cerrados Se siente cómodo en su casa, en su familia o en su grupo de amigos, en ese “Círculo de sus seres queridos” donde puede imponer su voluntad, hacer y des-hacer a su gusto.

Es la madre del grupo; un tipo de líder demandante, quejoso, culposo, refunfuñón, al que hay que agradecer todo el tiempo. “Nadie hará  por este grupo llo que yo hago por su bien”. “Nadie se ocupará de Juancito como me ocupo yo; espero que alguna vez lo reconozcan”  

Si este reconocimiento no llega, Chicory se ofende y tanto puede hacer el mártir como abandonar el grupo “para castigarlos y que tengan su merecido”, como mostrarse muy agresivos con palabras ofensivas y de reproche. “quién hubieras sido tú sin mi”

Las ansias de poder Chicory en la amistad

En su círculo de amistades, también desplegará su faceta ultra cuidadosa, muy protectora y buscando resultar imprescindible. Despóticos, entrometidos, y manipuladores: bajo una apariencia de amor y amistad, las personalidades Chicory ejercen un poder tremendo sobre sus “seres queridos” en su necesidad de dirigirles la vida. Su lado flaco es que esconden una gran necesidad de llenar un vacío, satisfacer las propias necesidades de afecto y cariño, obligando a otros a dárselos a cambio de sus atenciones. Cuando esta retribución no aparece, entonces se tornan en personalidades rencorosas, duras. Aparece ese rasgo en su personalidad completamente “faltos de amor”

Son los amigos que dicen. “Esa chica no es para ti”, “ese auto no es para ti”, “Si no sigues la carrera de actor conmigo, me sentiré tan decepcionada que no volverás a verme”. Incluso buscarán hacer camarilla o causa común con el resto de los amigos hasta conseguir  que segreguen al rebelde y desagradecido amigo que eligió hacer su vida en libertad.

Tener un amigo Chicory en la adolescencia o en la juventud puede ser una trampa mortal, un estar “atrapado sin salida”. Chicory aprisiona en sus vínculos: Tú eres mi mejor amiga. Y tomará muy a mal el que su mejor amiga tenga otras amistades o que entable una relación de pareja.  Las separaciones son para Chícory desgarradoras. Caen en la tristeza y en la vivencia de abandono. 

A menudo Chicory desarrolla un perfil perverso: son esas personas que necesitan ser necesitadas y están secretamente gozosos con su hijo, familiar o amigo enfermo. No importa el grado de enfermedad que desarrolle, lo colman de cuidados, se sacrificarán por él, interrumpirán aspectos importantes de su vida con tal de cuidarlo, protegerlo y proporcionarle bienestar. Pero, cuando el enfermo se recupera y se dispone a continuar con su vida, Chicory se siente vacío, desplazado,  triste y podría llegar a echarle en cara cuánto hizo por su bienestar y cuánto le debe.

Chicory puede ser un amigo muy pesado. Desplegará actitudes dominantes, posesivas, egoístas. Está encima de su amigo de manera sofocante y chantajista. Necesita exclusividad. Teme perder a su “amigo del alma” a quien colmará de favores, regalos, atenciones especiales a cambio de su su obsecuencia y para obtener el control de su vida.

Si este amigo comienza a frecuentar otra gente, Chicory desarrollará alguna gripe, alguna enfermedad mayor o menor según qué tanto se aleje su amigo y por cuánto tiempo. No escucha razones, no le importa demasiado la felicidad de su amigo. Se victimizará, se lamentará, tendrá pena de sí mismo. Sufrirá en demasía de autocompasión y desengaño.

Los niños Chicory

El rasgo Chicory negativo puede iniciarse a muy temprana edad. Por lo general son hijos de padres Chicory negativos que han sido exagerados en sus esfuerzos por satisfacerlo preguntándole qué desea y necesita. Padres que los han llenado de cuidados exagerados, que les han dado un tipo de amor sofocante, que los han sobreprotegido. A lo mejor fueron los preferidos de la abuela y que fueron metidos en el centro de la escena. Estos niños tienden a ser quisquillosos, caprichosos, llorones, enfermizos que se calman cuando los alzan en brazos si son bebés; cuando se les compra ese juguete que quieren, si chicos más grandes; o, ese automóvil, para el caso de adolescentes o hijos más crecidos.

Son los niños consentidos que recurren a la madre con llantos o levantando fiebre para que les compre alguna cosa que es su capricho.  Están los niños Chicory llorones, zalameros y chantajistas. Por lo general son demandantes, caprichosos, niños que fastidian y ponen condiciones para obedecer: "Ordenaré mi cuarto solo si me dejas faltar a la escuela ". Se quejan de la ingratitud de sus padres por ejemplo. “Qué ingrato eres, papá: me esforcé y te traje un 10 en el examen y tú no me compras ese vestido que tanto quiero para la fiesta”

Otros tipos Chícory son los niños que necesitan ser el centro en una reunión, necesitan ser reconocidos, se inmiscuyen en las conversaciones de los adultos. Son los niños “que parecen mayores”, “niños bien educados”. Los varones se comportan como caballeritos: Colman de atenciones a los invitados, les corren la silla para que tomen asiento y se pongan cómodos, son las niñas que en una reunión de adultos hablan y se comportan “como una mujercita”. Cuando se les pone un límite y se les pide que se una a los otros niños o que vaya a acostarse, se enojan muchísimo.

 

Los berrinches Chícory son muy frecuentes. Tanto en niños como en adultos, Chicory tiene muy buena memoria, amanecen de mal humor si los dejan solos, si siguen encaprichados con algo, continúan sintiéndose heridos por algún desplante sufrido la noche anterior.

A cualquier edad Chicory negativo se comparará secretamente con los demás para calibrar quién recibe más muestras de afecto o reconocimiento. Esto es bastante frecuente ante el nacimiento de un hermano. Pero también se observa en círculos de adultos marcadamente egocéntricos, especialmente, en el mundo del espectáculo. Actores de un elenco que secreta o abiertamente buscan controlar quién recibió más aplausos, quién vendió más discos libros o cuadros en una exposición.  

 

Quién debe tomar Flores de Bach Chicory

Se benefician de esta esencia floral personas:

Egoístas, posesivas, manipuladoras desconfiadas, entrometidas, que brindan amor sofocante.  Culposos, Rencorosos, déspotas, autoritarios, celosos. Personas que sufren de insatisfacción. Los que se ubican en el rol de víctima.  Individuos vengativos, con sensación de exclusión, de abandono y/o segregación. Personas demandantes de atención, sobreprotectores, los que establecen un tipo de amor posesivo,  muy interesado. Sujetos quejosos, presumidos, obsesivos, celosos, competitivos.

 

 Para qué sirve la Flores de Bach Chicory

Chicory ayuda a desarrollar seguridad y auto-valoración y por ende permite ofrecer un tipo de amor tranquilo, confiado. Permite expresar una dedicación sincera, dulzura, generosidad en el marco del desapego.  Diluye ese impulso a intervenir en la vida del otro,  desaparece la enfermiza necesidad de reconocimiento y el afán de compensación.

Tomando Flores de Bach Chicory, la persona hace consciente este deseo de posesión y de ejercer el control sobre los demás. Surge una persona amable que genera a su alrededor un clima emocional de calidez; alguien que puede amar sin condiciones, y otorgar libertad al ser amado.

Chícory se incluye entre las Flores de Bach que más acentuadamente somatizan los bloqueos emocionales. Para el caso de esta esencia floral, es de hacer notar que cualquiera sea el disturbio psico-somàticos que haya desarrollado, desaparece cuando consigue lo que buscaba. 

Sintomas Chicory negativos

Respiración suspirosa,  estreñimiento, dolores erráticos, dolor del cuerpo, asma, agotamiento, obsesiones, hiper-emocionalidad, congestiones, retención de líquidos, colesterol alto,  constipación, acidez, gastritis, estreñimiento, tensión muscular, várices, edemas linfáticos, hemorroides, celulitis. Hipocondríacos. 

Beneficios de las Flores de Bach Chicory en el Cuerpo Fìsico

Otorga beneficios en la prevención y cura de afecciones cardíacas; palpitaciones, alta presión, y ginecológicas: fibromas, ausencia injustificada de menstruación. Problemas circulatorios, respiratorios, hepáticos. patologías mamarias. 

 

Flores de Bach CHICORY en estado positivo 

Chicory positivo es aquél que puede expresar amabilidad, delicadeza, protección, altruismo, generosidad, un tipo de cuidado amoroso, desinteresado, sincero y auténtico. Se brinda con gusto. Ofrece libertad en el amor. No necesita ser el centro de atención. En estado positivo representa la alegría de dar, la capacidad anímica de dar sin pedir nada a cambio. Es seguro de sì mismo: puede prescindir de los elogios y del agradecimiento. Saben establecer límites saludables: son personas afectuosas, generosas, altruistas de corazón, amables, sensibles a las necesidades de otras personas pero que dan cuanto pueden sin hipotecar sus propios intereses ni su tiempo al servicio de los demás para no tener que echarlo en cara después.

  
Dónde comprar Flores de Bach Chicory Compra tus Flores de Bach desde esta página. Asegúrate de estar comprando Flores frescas. Comprando desde nuestro sitio web recibes las esencia en tu domicilio directamente del fabricante

 

 

Comparar Precios Flor de Bach Chicory

Beneficios al comprar Flores de Bach en esta página

Nos interesa ofrecer el mejor servicio y los mejores precios.

§  Al comprar tus esencias desde esta página te ganas una semana gratis al BiblioLab (en la primera compra únicamente)

§  Comprando tus esencias desde los enlaces de esta página y registrándote al Bibliolab Semestral te ganas un mes gratis en el BiblioLab. (Promoción válida únicamente para membresía semestral)

§  Comprando tus esencias desde los enlaces de esta página y registrándote al Bibliolab Anual te ganas dos meses gratis en el BiblioLab. (Promoción válida únicamente para membresía anual)

§  Accedes a estos beneficios simplemente presentando tu ticket de compra por email

 

Cómo aprender más sobre Chicory

 

Conviértete en experto

 

§  Con los manuales de Aflorarte. 

§  Registrate al BiblioLab y conviértete en experto

 

CHICORY-MANUAL-DE-EJERCICIOS

 

Generalidades del Trabajo Chícory de los MANUALES DE AFLORARTE:

"Los Dramas del Poder https://y las Flores de Bach"  El método para potenciar la acción floral

  • Características del cuadro Chícory negativo y su impacto sobre el cuerpo y las conductas
  • Los chacras involucrados
  • Exhaustivo y cuidadoso cuestionario para detectar datos clave de la personalidad y de la realidad del individuo.
  • Diagnóstico. Adelanto de posibles enfermedades y síntomas que esta insuficiencia energética puede originar. 
  • Ejercicios, sencillos y entretenidos que todas las personas pueden poner en práctica.
  • Espacio suficiente para el trabajo personal
  • Guía para evaluar los progresos.
  • Temario

Mediante muy sencillos ejercicios de reflexión se recupera la noción de la propia valía y es posible superar la dependencia por las demostraciones de amor.  Estas prácticas resultan graciosamente liberadoras, facilitan el perdón, la comprensión, el reconocimiento interior y el sincero agradecimiento como señal de que se ha elevado la autoestima.  Facilitan un conocimiento más abarcador sobre la propia identidad y el reconocimiento de los esfuerzos ajenos, el lugar que uno ocupa en su entorno más inmediato permitiendo reconocer creencias, establecer límites saludables; y respetarlos.

El trabajo floral Chícory resulta idispensable para destrabar con éxito lazos de amor enfermizo, para liberarse de los dramas de la posesividad, la adherencia, la dependencia, Para recuperar la creatividad y la libertad sofocadas por egoísmo, la manipulación, el exceso de control. 

Objetivo y Contenido

OBJETIVOS del programa Chícory:

  • Identificar y separarse de relaciones posesivas. Alentar al crecimiento del hijo/la pareja/la familia en libertad. 

  • Sanar vínculos. 

  • Para superar los disturbios orgánicos ocasionados por la inadecuada nutrición tanto por el amor maternal sofocante como por la ausencia o pobreza de amor maternal.   

  • Facilitar el desapego por medio de la comprensión. 

  • Facilitar la entrega, la capacidad de amar sin temer, favorecer al hijo hacia el desarrollo de su identidad sana y libre. 

  • Reconstrucción interior: diseñar la figura de padres internos más apropiados que permitan el desprendimiento del hijo en el marco de respeto por su identidad. 

  • Detectar y corregir vínculos enfermizos en relación con el trabajo, la salud, etc.

  • Chicory y el cuerpo físico extenso desarrollo de  los problemas del amor sofocante y su huella en el organismo

  • Mapa Emocional: los dramas de Chicory y el cuerpo Síntomas,

  • Orígenes del comportamiento chicoriano: Herramientas para identificar y superar la necesidad de reconocimiento, la necesidad de ser amado o recompensado, erradicar la tendencia a la queja o la auto-compasión, aliviar de la demanda interior de atención provenientes del miedo y la inseguridad ante la probabilidad de pasar a un segundo plano.

  • Avances sobre Manejos y mandatos ; la madre castradora y sus nocivas consecuencias sobre el desarrollo del hijo en libertad. 

  • Los padres de estilo chicoriano: la dependencia afectiva como generadora de dolor y frustración.  

  • Métodos para sanar los vínculos chicorianos

El trabajo floral Chícory resulta idispensable para destrabar con éxito lazos de amor enfermizo, para liberarse de los dramas de la posesividad, la adherencia, la dependencia, Para recuperar la creatividad y la libertad sofocadas por egoísmo, la manipulación, el exceso de control. 

 

Flores de Bach - Curso Gratis Online . ¿Te ha resultado útil este informe y te agradaría hacer una donación? 

 

Recuerda que por solo $3,50 tienes acceso a la totalidad de recursos del BiblioLab durante dos días 

 

Para reserva de turnos y asesoramiento, por favor, pulsar aquí

 

Volver

2 respuestas a Chicory (Achicoria) Flor de Bach

  1. hgf dijo:

    There’s definately a lot to find out about this subject. I like all
    of the points you’ve made.

  2. Sure, I agree with you. I appreciate your comment and you are so welcome in case you would like to share information in this post. Best regards!!

Los comentarios están cerrados.