Mejorar la comunicación

MEJORAR LA COMUNICACIÓN

En las escuelas, la consulta al BiblioLab contribuye a elevar la calidad de la comunicación. Ofrece a los docentes las herramientas para alcanzar una mejor comprensión de las personalidades de sus alumnos y las pistas para abordarlos positivamente. Brinda tanto a docentes como a alumnos la oportunidad de disfrutar ofreciendo ayuda efectiva a los demás. Los conceptos vertidos aquì junto con los ejercicios sugeridos ofrecen experiencias que causarán asombro.

Personas de toda edad necesitan conocimiento preciso para convertirse en seres integrados, mantener claros sus valores y objetivos, y vibrante su nivel de motivación. Muchas veces la cerrazón, el desconocimiento de uno mismo, la inseguridad, la inflexibilidad originan estados emocionales que interfieren en la buena comunicación entre las personas. Ellas impiden comprender al otro, impiden avanzar y extraer gratificaciones en los proyectos personales y pueden generar rupturas en sus vínculos. Observando el modo como progresan las cosas hoy estamos convencidos de que cuanto antes se transforme el individuo en observador activo de sus capacidades, de sus emociones, mejores chances tendrá de evitar el automatismo. Mejor advertido de las respuestas y mensajes provenientes de su cuerpo crecerán sus posibilidades de manejar sus conductas, evitar la mecanización, la tendencia a las obsesiones y a las somatizaciones y la relación que establezca con sus pares resultará en todas formas más provechosa y más interesante. 

Contar con recursos simples pero efectivos para realizar cambios positivos es siempre motivo de celebración y factor que agrega seguridad. Detectar aspectos cruciales en la personalidad de los otros y aprender a lidiar con ello ahorra mucha energía malgastada en desencuentros, facilita la comunicación entre las personas, especialmente, las del entorno inmediato. Una educación emocional brindada desde la escuela debe facilitar al alumno la tarea de ubicarse acertadamente en el mundo y operar mejor en él, ofrecerle recursos útiles y herramientas de valor práctico para que consigan resolver sus problemas con energía y claridad, para que puedan enfrentar de un modo positivo y productivo los desafíos que se les presentarán en la vida. 

Regístrese hoy al BiblioLab y active potencialidades que serán motivo de orgullo y satisfacción La Educación Emocional presentada en el BiblioLab es ese entrenamiento capaz de ayudar a evitar tantos fracasos conocidos, el soporte necesario para sortear piedras en el camino de realización personal o profesional. Fracasos considerados "menores" en la comunicación se convierten en causas mayores dejan el saldo de personalidades bloqueadas e incompletas. Una educación emocional competente ayudará a escribir historias de vida más felices y ejemplares. 

 Sin duda, cada incursión al BiblioLab resultará una experiencia inspiradora. Ofrecida esta capacitación desde la escuela, el problema de uno puede convertirse en reto intelectual de muchos generando beneficios múltiples. La educación emocional al alcance resultará de inestimable valor para convertir a tantos jóvenes bloqueados hoy en seres curiosos, con energía renovada y ansias de progreso, con afán superador, dispuestos a aprender de sí mismos y de sus experiencias, aprendiendo a considerar las dificultades como semillas cuyos frutos habrán de sorprender. 

El BiblioLab proporciona a los mayores técnicas especìficas que facilitan la comprensión entre las distintas personalidades y generan motivación; a la joven personalidad la ayuda a descubrirse en sus gustos y tendencias, a impulsar el desarrollo saludable de todo su potencial intelectual, creativo y de expresión, y evitar que traduzca sus aversiones, resistencias y frustraciones en síntomas y enfermedades.  No es difícil imaginar las auspiciosas derivaciones de este tipo de conocimiento y de esta clase de capacitación a la que todas las personas merecen acceder teniendo en cuenta que todas las personas necesitan resolver angustias, miedos, problemas emocionales. Necesitan aclarar sus dudas, despejar con autonomía y responsabilidad sus trabazones emocionales y que les impiden una saludable compenetración con sus propios asuntos. En no pocos casos, estas trabazones nublan la vista, y formidables atributos personales suelen quedar rezagados durante largos años o completamente anulados de por vida. Una educación emocional competente permite identificar las propias potencialidades, revertir los bloqueos antes de que ellos rigidicen, facilita la identificación de proyectos personales y de grupo ya se trate de grupo de trabajo, estudio, familiar o social. Ofreciendo este entrenamiento, tanto el hogar como la escuela estarían facilitando al alumno la tarea de detectar su lugar en la sociedad y ubicarse mejor en él. 

La Educación emocional ofrecida desde la escuela puede reivindicar 
el rol del hogar
y la escuela 
como primeras incubadoras en los proyectos de vida. 

Enseñar a los jóvenes a relacionarse con los sentimientos y con las emociones de un modo claro, sencillo pero efectivo es una necesidad indiscutible de estos tiempos; un tipo de capacitación de privilegio. Temer, ocultar, o rechazar los sentimientos ha probado ser un camino improductivo.

Esa carga de sentimientos que a menudo se torna insoportable, puede evitarse con solo aprender sencillas pautas para detectar a tiempo en los síntomas, señales, consejos, advertencias, analogías, percepciones; interpretarlos como auténticos mensajes e indicadores que conducen a las soluciones radiantes. Posiblemente la promesa más esperanzadora de la educación emocional sea que gracias a ella padres y educadores consiguen convertirse en seres impulsores de progreso y promotores de grupos humanos mejor enfocados, más alegres, comprensivos, y colaboradores. 

A diario podemos comprobar que el proceso formador es motivo de preocupación para padres y educadores y la ausencia de orientación efectiva se encuentra entre las principales fuentes generadoras de limitaciones y trastornos psico-somáticos. Se observa que este vacìo informativo produce angustia en los padres, disgusto y perplejidad en los maestros; frustración, miedo e inseguridad,  en los hijos. Con la creación del BiblioLab hemos intentado cubrir este vacìo y satisfacer la necesidad tanto en el hogar como en la escuela de nociones básicas del lenguaje emocional y su correlato físico. Enseñar a darle al lenguaje humano ese lugar que merece entre los principales recursos en los procesos de cambio y estímulo; contagiar el entusiasmo y la curiosidad por aplicarlo como base de la medicina preventiva constituye un tipo de capacitación que todos agradecerán.  

Registrarse al BiblioLab - Consultar Planes de Membresía 

Volver