TUS INCENTIVOS

INCENTIVAR TUS PRÁCTICAS DE AUTO-ASISTENCIA

¿Por qué son necesarios los incentivos, los mecenas, los patrocinantes, o sponsors en nuestros proyectos de mejora personal?

Porque existe una diferencia oceánica entre leer un libro de auto-ayuda, y consolidarse en una práctica de auto-asistencia que resulte efectiva. La auto-asistencia es una práctica; requiere trabajo, planificación, dedicación, colaboradores y apoyos. Al final de esta página encontrarás sponsors potenciales de tu proyecto, cualquiera sea tu proyecto laboral, social, afectivo, espiritual, financiero, de estudio. Incluso para un proyecto salud.

Puedes lanzarte ya mismo a elegir un patrocinador para tu proyecto pulsando este enlace. Sin embargo, tratándose de un tema tan sensible, permíteme invitarte a una reflexión previa:

Si la lectura de un libro de auto-ayuda resulta, por lo general, una experiencia enriquecedora, agradable, esperanzadora, la práctica de auto-asistencia efectiva resultará el mejor servicio que jamás puedas brindarte a ti mismo. Cuando la práctica de auto-asistirse resulta efectiva, ella se convierte en un modo de vida expandido, autónomo, esclarecedor. Liberador en un ciento por ciento. Una vez que aprendemos sus códigos, ellos se imponen en nuestra vida como un lenguaje nuevo que, de modo consciente y pleno de intención,  --- o inconscientemente,  usaremos para siempre y en favor de un sin fin de excitantes propósitos. 

No solamente nos servirá para recuperarnos de alguna desventaja, sino para impulsar un camino de ventajas. 

Como todo servicio, para que tu servicio de auto-asistencia resulte efectivo, también requiere de algunos componentes fundamentales como el conocimiento, el compromiso, la responsabilidad y una compensación a cambio del servicio.  Cada vez que contratas un servicio tú esperas ver concretada la promesa que el servicio te ha hecho mientras que el encargado de ofrecer el servicio espera de tu parte el pago correspondiente y previamente acordado. 

Ante la falta de alguno de estos componentes la práctica de auto-asistencia se resiente y aparecen síntomas claros como la postergación, la dejadez, interrupciones, desprolijidad, abandono de las metas, la renuncia. El proyecto parece inalcanzable. Quedan rezagadas las fuerzas del determinismo, la responsabilidad, el compromiso; y la búsqueda de profundizar conocimiento se va dilatando. Cuando esto ocurre, y en el mejor de los casos, para evitar que esto nos ocurra, nos conviene acordar con nosotros mismos el valor que daremos a nuestro servicio auto-asistencia, y el tipo de incentivo o la paga que (nos) ofreceremos por el mismo. 


¿Cuánto y cómo cobrarías por tus servicios?

En la sociedad occidental, el dinero es el método de pago más frecuente. El dinero es vehículo de energía. Se dice que hay "circulación de dinero", fluidez. La presencia del dinero puede aumentar la energía en un proyecto, su ausencia puede cortar de raíz el proyecto especialmente de aquellas personalidades aferradas al dinero y carentes de ingenio. 

El dinero es en estos casos un referente, un financiador que define el valor de los trabajos. Si eliges hacerte un pago con dinero, un acuerdo semejante contigo mismo te ayudará a dimensionar los auténticos alcances de tu proyecto. Te obligará a expresar la importancia que tiene para ti la ayuda que recibirás (de ti mismo) al obligarte a fijar ese precio razonable que estarías dispuesto a pagar por el mismo servicio a otra persona. Te obligará también a trabajar de veras para ver tu proyecto concretado; a aplicarte de lleno a tus ejercitaciones en lugar de limitarte a leer y conocer estrategias novedosas e interesantes pero que quedan olvidadas como ocurre con los libros de auto-ayuda. 

El circuito es por lo general servicio a cambio de compensación económica (dinero). Pero, como enseguida veremos, la compensación económica para los servicios de auto-asistencia no es la única ni la mejor vía de estímulo pues lo que principalmente estamos buscando es un incentivo al servicio mismo y no tanto una actividad para ganar dinero. Estás buscando un método de compensación que resulte energizante y que active en ti impulsos concretos para que puedas alcanzar tus objetivos con éxito, no un medio de enriquecerte ni de ahorrar. Aún si tu proyecto consiste en mejorar tu situación financiera, es importante que realices esta distinción.  

Están por ejemplo los que eligen incentivar su actividad comprometiéndose en acciones que no necesariamente les resultan agradables o estimulantes, pero activan en ellos, una presión positiva. Se prometen por ejemplo raparse el pelo cuando alcancen su objetivo, a ir a misa todos los domingos, cortar con alguna actividad placentera a partir del momento en que vean sus sueños cumplidos. Puedes tomar esta alternativa si concuerda con tu personalidad. Sin embargo, lo mejor es buscar siempre alternativas que sumen en lugar de restar; que redoblen energías en lugar de consumirlas, que ofrezcan premios en lugar de castigos, que se orienten a la apertura en lugar de limitar. 

En cualquiera de los casos, una buena manera de acordar un incentivo formal con uno mismo es desdoblándonos. Concebir por un lado ese "yo" que necesita ayuda, y por otro lado, ese "yo" con los atributos necesarios para ayudar.  Acordando la paga, esta puede ser económica (literalmente pagándote a ti mismo). O bien, presencial: el compromiso de tu participación activa en alguna actividad extra que resulte generador de energías deslumbrantes en tu sistema integral: energías para tu cuerpo y energías deslumbrantes para tu mente. Optando por este tipo de compensación, te estarías haciendo un favor doble. 

PUNTUALIDAD EN TUS PAGOS

Un acuerdo de pago entablado responsablemente contigo mismo te obligará a hacerte ese pago de modo puntual, sea con acciones precisas, cumpliendo tus promesas, o mediante dinero tal como pagarías a otros por sus servicios. 

Si eliges pagarte con dinero, procura fijar una suma de dinero que te signifique un poco de esfuerzo pero que invertirás con mucho gusto, satisfacción y expectativa positiva. Este pago puntual te dará, además de satisfacción personal, una magnífica sensación de ir avanzando en tu proyecto. 

Si para los proyectos que planifiques en el BiblioLab eliges pagarte a ti mismo una cierta suma de dinero por tus servicios de auto-asistencia, te convendrá hacerlo con responsabilidad y constancia tal como pagarías puntualmente por cualquier servicio o tratamiento: 
de un modo semanal, quincenal, mensual.
  

Además: Para que tu plan te resulte motivador prueba idearte algún slogan o jingle divertido y efectivo de esos que bailotean en la conciencia como una musiquita pegadiza. Por ejemplo, Pago puntual y no pago demás. .. Atento y contento por siempre jamás. Etc. 

Alertas de aire viciado en la auto-asistencia

La puntualidad en tu paga, sea con dinero, con tu tiempo, o con acciones concretas, junto con tus estrategias para el cumplimiento de las mismas impondrá un ritmo parejo a tus prácticas de auto-asistencia responsable; y ello siempre redundará en beneficios para ti. Conviene tener en cuenta, sin embargo, que este circuito, de auto-servicio-auto-pago que empieza y termina en uno, no funciona de maravillas en todas las personas y por lo general, funciona a muy corto plazo. De alguna manera la energía del proyecto queda encapsulada, no se recrea, no se renueva con aires frescos del exterior. Como no toma energía del entorno, suele producirse el efecto de "aire viciado" además de generar en la persona que lo practica desgastes adicionales y cortes más frecuentes en sus prácticas.

Afortunadamente, tal lo anticipado, aunque el dinero sea un vehículo de energía, no es el único ni el mejor para estos fines. No olvides que en este sitio estamos lidiando con energías, y que la propuesta en esta oportunidad es adoptar un método de pago que signifique un incentivo auténtico a tu proyecto; una manera efectiva de energizar tu proyecto e impulsar tus prácticas de auto-asistencia. 

Te proponemos probar un método de pago en energías.  Si, un pago efectivo, muy efectivo ;) Iniciarte en un intercambio magnífico. A saber:

PAGO ENERGÉTICO - RIQUEZA Y PODER 

Observa a tu alrededor: ¿Captas las energías existentes en tu entorno? Hay energía en tu persona, en tu entorno y hay energías en tus proyectos. Independentientemente del precio en dinero que fijes por el servicio, lo cierto es que necesitas energías para llevar a cabo tus tareas.   

La práctica de auto-asistencia puede plantearte desafíos magníficos, y atraparte por completo en un proceso inquietante pero que podría debilitar tu nivel de energía mental o física y podrías fácilmente generar un corto-circuito interior si no tomas los recaudos necesarios. 

¿A qué medios prácticos sueles recurrir cada vez que necesitas recuperar energías, o para potenciar las mejores energías pensantes y actuantes para tu persona, para tu proyecto, para tu vida... y para tu entorno?  

Cuando tu energía se resiente, la calidad de tu servicio disminuye muy a pesar de tus buenas intenciones. Sin importar la fabulosa suma de dinero que te hayas prometido a cambio, notas la falta de energía en tu sistema sin rodeos. Y sin rodeos necesitas implementar medios prácticos para atraer energía benéfica de regreso a tu sistema integral. Parte de la tarea de auto-asistirse consiste en observar, atender, monitorear el estado integral de tu sistema psico-físico, pues es de tu entera responsabilidad el mantenerlo a tono y redoblar las fortalezas cuando se haga necesario. 

Existen maneras atrapantes y efectivas de conseguirlo; vías creativas y altamente eficaces de dejar una contribución. Algunas, mejores que otras. Veamos cómo recuperar completamente las fuerzas luminosas de un modo que te resulte entretenido, ecológico y sin desgaste. Explora a continuación la alternativa que mejor concuerde con tu personalidad y con tus intereses. O déjate llevar por tu imaginación para idear un sistema de recompensas que resulte a todas luces productivo y gratificante para ti. 

EL PATROCINIO        

Una de las vías más efectivas de patrocinar nuestro proyecto y cargarlo de energía benefactora es, justamente, mediante actos de beneficencia. Convirtiéndote tú mismo en patrocinante de otros.  Todo acto de beneficencia o cualquier tipo de apoyo que agregue valor requiere compromiso, intercambio, responsabilidad y solo puede traer beneficios y gratificaciones a las partes involucradas. Existen múltiples maneras de aportar y generar beneficios ya sea a través de donaciones, o bien, con tu participación activa: ofreciendo tu tiempo, tus habilidades o tus conocimientos. 

Si eliges la vía de las donaciones, evita que tu donación consista en simplemente quitarse cosas de encima. Busca esa vía de intercambio que te resulte inspiradora, productiva, algo que te entusiasme y que signifique un verdadero aporte. Busca ese modo de donar que mejor calce a tus posibilidades y a tus intereses.

Si eliges la participación activa te conviene comprometerte en aquello que te conmueva, te agrade, te entusiasme. Esto te dará vitalidad y te reportará la clase de energía positiva que necesita tu sistema: indispensable para garantizar constancia en tu aplicación en favor de tu proyecto personal.  No necesariamente debe tratarse de tareas complicadas ni de actos heroicos:  acciones extremadamente simples y sin embargo inmensamente valiosas como re-enviar esta página, mencionarnos en alguna conversación ocasional (si nuestras propuestas te agradan), pueden significar un tremendo aporte para nosotros, y marcar una diferencia positiva en la vida de alguien.  Acciones extremadamente sencillas te ingresan en un circuito energético benefactor del que siempre saldrás favorecido.

Para tener en cuenta: Del mismo modo como la violencia engendra más violencia e impone una espiral energética negativa plena de odios y ansias de destrucción, el circuito de ida y vuelta en las actividades benéficas es idéntico en su poder energético, pero de orientación contraria con beneficios que van y beneficios que vuelven.

Todos lidiamos con tareas odiosas, pesadas, enojosas; que de alguna manera nos consumen la energía pero que debemos cumplir. Es importante por lo tanto que procures no relacionar tareas desgastantes con tu proyecto. Tu proyecto necesita de energías benefactoras, y fuerzas vitales para concretarlo. No importa que tan cansado te sientas; agregar tareas reconfortantes, refrescantes será siempre una medida reparadora inteligente. Posiblemente no exista nada tan gratificante como saber que has dejado un aporte valioso en el mundo, que has hecho una contribución formal para dejar, al menos una porción del mundo, un poco mejor que como la encontraste. Más adelante te ofrecemos algunas recomendaciones muy útiles y que valdrá la pena tener en cuenta. 

Mientras tanto: 

NO DESCUIDES LAS FUERZAS VITALES EN TU PROYECTO

Cualquiera sea tu proyecto (laboral, social, afectivo, financiero, de belleza o de salud), para verse concretado, necesita indiscutiblemente, una inyección de energías positivas y de cargas vitales. Es importante para ti que busques colaborar con proyectos que recarguen tu sistema de energías positivas e impulsoras como el agradecimiento, el entusiasmo, el amor, la alegría de participar, la esperanza, la expectativa positiva, el determinismo, la constancia, el empuje. Existe una magnífica complicidad y un intercambio de fuerzas benefactoras en estas consagraciones muy especialmente cuando se realizan en forma voluntaria que, si no la has experimentado todavía, ahora es el momento de probar. 

Donde sea que vivas, encontrarás fundaciones, entidades diversas con gente dedicada y comprometida en infinidad de causas nobles y que están necesitadas de aportes y apoyo de todo tipo.  Búscalas, las encontrarás. Puedes estar seguro de que las personas involucradas en cualquiera de ellas estarán encantadas de recibir tu ayuda sea esta financiera o presencial. Y puedes apostar a que la energía de su felicidad te visitará favoreciéndote de múltiples maneras insospechadas a partir del momento en que hayas ingresado en este circuito benefactor. 

Es la energía del agradecimiento sincero, esa que va de corazón a corazón, la clase de energía benéfica que buscas que te toque y que confiera bendiciones a tu proyecto. Tu responsabilidad consiste en tomar acción para integrar un circuito de beneficios.  

Cualquiera sea tu aporte, siempre estarás contribuyendo y gozando de ventajas en un plan energético de ida y vuelta. Las fundaciones ven sus capacidades creativas aumentadas con cada aportación del exterior. Se trata de estímulos innegables, contribuciones inspiradoras, gracias a las cuales pueden diseñarse movidas de todo tipo para mejorar servicios, desplegar múltiples formas ingeniosas de ayudar que producen satisfacción, placer, alegría, vitalidad tanto a quienes las diseñan como a quienes participan de ellas. Juegos, encuentros, competencias son maneras divertidas y formadoras, propuestas innovadoras y estimulantes que se van ideando para, por ejemplo, juntar fondos por una buena causa, para impulsar las artes, las ciencias, el deporte.  

Lo que sea que te guste y te entusiasme está allí esperando recibirte e integrarte en una espiral energética poderosa. No es importante que estés en contacto directo con estas personas o entidades con las que elijas colaborar: será la energía de su sincero agradecimiento lo que repercutirá magníficamente en la concreción completa y ecológica de tu proyecto. Y es esta energía la que estás buscando acoplar a tu sistema, pues por sobre todas las cosas, estás buscando concretar un proyecto personal que requiere para su concreción, combustible de la mejor calidad.  En el acto de dar estás manifestando tu intención de integrarte a una espiral productiva, a un tejido solidario, y de atraer una calidad energética específica y beneficiosa para tu proyecto; no lo olvides. 

Será una buena idea afinar reparos en este punto pues estarás ofreciendo 
una muestra de lo que quieras recibir. 

El patrocinio pensado de este modo es la vía perfecta para iniciarte en un tipo de intercambio enriquecedor, novedoso, y que no tardará en regalarte sorpresas estupendas. En tus actos de dar y de brindarte con energía e intención, estarás dándole un marco, un ambiente de trabajo a tu proyecto; estarás nutriéndolo con el tipo de sentimiento que elijas recrear en ti y a tu alrededor. Esta elección posiblemente te plantee una responsabilidad adicional pero que te convendrá atender muy seriamente. Como adelantamos más arriba:

Del mismo modo como la violencia engendra más violencia e impone una espiral energética precisa de odios y ansias de destrucción, el circuito de ida y vuelta en las actividades benéficas es idéntico en su poder energético, pero de orientación contraria con beneficios que van y beneficios que vuelven.

Solo tienes que probar y esperar a ver qué pasa. Debes tomar esta idea tal como lo que es: un consejo nacido de la propia experiencia. Si la idea te inspira resistencia o desconfianza, recuerda la sabiduría popular: "El que hace puede decir, el que no hace no puede decir".  

 

EL PODER DE LOS MECENAS 

Efectivamente, el mecenazgo confiere un magnífico poder; el mecenas goza en solitario de ese fabuloso poder, de inmensa felicidad y orgullo que se amplifican al ritmo de sus aportaciones. El mecenazgo es el encuentro estimulante y productivo de las almas y no de las personas. Un encuentro abierto y sincero de energías impulsoras, francamente orientadas al beneficio, un intercambio magnífico de influencias que se establece por encima de las máscaras de la personalidad. NO es por obra de la casualidad que resulte el camino elegido por los poderosos, el acto de dar confiere poder y resulta efectivo para todas las partes involucradas.

El generoso, el altruista, el benefactor, el voluntario, en cualquiera de sus formas tiene razones para estar feliz: experimenta una magnífica expansión de sí mismo y de sus capacidades. No en vano existen en el mundo tantos mecenas, padrinos, sponsors, financiadores, filántropos, benefactores y trabajos ad-honorem. Y no en vano, la mayoría elige la vía del anonimato y elige movido por sus intuiciones y por su particularísima sensibilidad. El mecenazgo, el voluntariado, el padrinazgo, se practican desde tiempos inmemoriales y desde entonces se les reconoce su estupendo poder benefactor de dirección múltiple. Se despliegan fuerzas que permanecen ocultas al ojo común o de corto alcance en estas actividades "de bien común" y que vale la pena experimentar tanto para el bien ajeno, como para el bien propio.

Del mismo modo como la violencia engendra más violencia e impone una espiral energética precisa de odios y ansias de destrucción, el circuito de ida y vuelta en las actividades benéficas es idéntico en su poder energético, pero de orientación contraria con beneficios que van y beneficios que vuelven. 

Cuando te decidas a iniciar tu propia espiral de beneficios, si no conoces fundaciones con las que colaborar, o no tienes tiempo de buscar, a continuación encontrarás una lista de organizaciones de prestigio internacional abocadas a causas nobles, movidas por intereses admirables y valiosos, y que estarán encantadas de recibir tu aporte. 

Encontrarás, además, ideas tentadoras para que finalmente logres entusiasmarte por alguna iniciativa, o por algún movimiento y dar impulso renovado a tu proyecto impulsando un valioso proyecto ajeno. 

Ya sea que te sensibilice la ecología, la justicia social, la pobreza, la paz en el mundo, las investigaciones científicas, o las iniciativas artísticas, deportivas o culturales, explorando los enlaces a continuación darás con los carriles adecuados para dar luz y rienda suelta a tus iniciativas más enaltecedoras. Te agradará sentirte enriquecido al descubrir los alcances de tus actos,  y nutrirte de este potencial energético presente y activo en todo tejido solidario que elevará tu proyecto personal hasta una posición más ventajosa. 

 El patrocinio está resultando para muchos, una experiencia única y reveladora, una aventura fascinante. De hecho, es un movimiento expansivo de energías luminosas, asombroso en sus alcances y altamente satisfactorio en su sistema de recompensas.  Definitivamente, merece gozar de mayor difusión tratándose de una actividad que deja por todo saldo la gratificación sincera y un tipo de celebración más completa, digna y extendida. Por sus características, impone un estilo de intercambio de fuerzas enriquecedor, pero fundamentalmente necesario y que merece incluirse estratégicamente en todo plan de mejora personal. Como una bola de fuerzas que se ensancha y se potencia con cada integrante nuevo, rueda vigorosa excitando esas fuerzas benignas presentes en todo individuo; fuerzas latentes pero por lo general, rezagadas por completo muy especialmente a medida que crece el individualismo en la sociedad occidental. El patrocinio brinda resultados tan provechosos que todas las personas merecen experimentarlo alguna vez no solo por cuestiones materiales, sino fundamentalmente por razones de bienestar general. Sin titubeos recomendamos su práctica como actividad saludable: siempre que apoyemos causas nobles, obtendremos estupendas recompensas.

 

RECOMENDACIONES ÚTILES 

Tal como hemos dicho más arriba: Todos lidiamos con tareas odiosas, pesadas, enojosas; que de alguna manera nos consumen la energía pero que debemos cumplir. Es importante por lo tanto que procures no relacionar tareas desgastantes con tu proyecto. Tu proyecto necesita de energías benefactoras, y fuerzas vitales para concretarlo.

NO TOMAR GATO POR LIEBRE

No te confundas: Toda donación será, desde luego, muy bien recibida y excelente para quien la recibe, pero tú estás buscando potenciar energías en favor de tu proyecto personal. No se te plantea hacer sacrificios por el bien ajeno y nada más ni que te desprendas, pierdas, colabores de esos modos que debilitan, empobrecen y generan sentimientos amargos o confusos. La propuesta consiste en energizarte, y energizar tu proyecto de auto-asistencia mediante carriles expansivos que resultan útiles también a los demás. Estás buscando estrategias efectivas para lograr beneficios para ti que tocarán también a otros. 

No hay nada de malo en que lo voluntario sea interesado. Si bien las aportaciones desinteresadas son actos admirables, motivo de loas y celebración auténtica, tus aportaciones no necesariamente deben ser desinteresadas. NO temas hacer tus aportes cargados de un interés honesto y comprensible. Estás persiguendo un beneficio personal en la forma de felicidad o crecimiento para tu vida. Se trata de una búsqueda humana y legítima pero si acaso este concepto es tomado como egoísmo por parte de otros, entonces, estarías orientando deliberadamente tu humano egoísmo hacia carriles productivos, evitando con astucia y por medios inteligentes que su carga energética degenere en mezquindad. 

Tu proyecto personal no debe consistir en un emprendimiento de bien común para que prospere. Solo colaborarás en uno con el propósito de acoplarte a un ambiente de energías enaltecedoras, constructivas, de gran poder ejecutor. 

Estás buscando producir una mejor dinámica entre tus energías y las de tu entorno mayor. Todo a nuestro alrededor es energía. Saber orientar la propia confiere un enorme poder. Como un timonel, debes aprender a detectar y a esquivar aquellos prejuicios que a nada conducen, o que cortarían de cuajo una iniciativa feliz. 

Buena parte de la auto-asistencia efectiva se activa con tus poderes mentales utilizados como motor generador de energías. Solo tú puedes manejar tu motor, acitivarlo, desactivarlo. Solo tú puedes orientar tus pensamientos y tus acciones. Nadie más que tú puede enfocar tus energías en un trabajo pequeño y que harás adrede, con intención: ofreciendo una sonrisa sincera, un gesto amable, una ayuda concreta que ya no mezquinarás por dos muy buenas razones de tu íntimo conocimiento y que honrarás: el bien del otro y tu beneficio personal. 

En el acto de dar, evita hacerlo por compromiso, para expiar culpas, por resentimiento, lástima o por competencia para ver quén da más

En las prácticas de auto-asistencia conviene ahorrarse todo motivo de auto-reproche futuro. Las rumiaciones negativas resultan un bloqueo a tus progresos, entorpecerán tus acciones y serán una carga negativa en tus pensamientos.  Considéralas agua que no has de beber, y déjalas correr.

Puedes colaborar con tu dinero o con tu presencia, con tareas que estés dispuesto a llevar a cabo. Fundamentalmente, elige aquella vía que te haga sentir que tu colaboración realmente significa una contribución de verdadera utilidad y de importancia para quien la reciba. Elige aquella vía de dar que te produzca alegría pues será este sentimiento que incubes en el acto de dar, la sustancia distintinva que se mantendrá presente también en tu proyecto

Procura siempre brindarte con el corazón o no te brindes hasta encontrar ese canal de contribución que genere en ti fuerzas de magnífico empuje como la alegría, el amor, el entusiasmo, la pasión, la confianza, la saludable curiosidad, el contento de potenciar destrezas en equipo. Esfuérzate por dar con aquellos canales que te resulten inspiradores, nutritivos y que te completen. Teniendo presente el camino de ida y vuelta que se instala en estos acuerdos secretos que harás contigo mismo, seguramente elegirás con cuidado y para tu bien. 

Por cierto: busca contribuir mirando siempre hacia adelante y positivamente; de un modo que recree en ti los pensamientos más enaltecedores y recargue y active tus mejores energías. La energía de sentimientos negativos como el odio, el miedo, el resentimiento, la amargura, la auto-desvalorización, repercutirán negativamente en tu proyecto. Estas energías deprimentes no van a desaparecer de tus horizontes solo porque te prohibas sentirlas o porque te hagas falsas promesas. Ellas se desvanecen por completo solamente en las visiones y en las acciones bañadas de auténtica alegría, esperanza, optimismo. Para bien de tu proyecto recuerda: La oscuridad siempre es vencida por la luz. Busca los canales luminosos donde desplazar tu conciencia. 

Es la vibración luminosa en tu sistema ---la que deliberadamente produzcas y que de ti emane---, es la calidad de tu energía la que habrá de desplazarte en esa corriente energética luminosa, positiva e impulsora a la que necesitas acceder para concretar tu proyecto. 

En este camino de ida y vuelta, no cuenta la cantidad sino la calidad de energía que produzcas y envíes en la manera que la envíes pues ella volverá a tí con creces. Para bien de tu proyecto tendrás en cuenta que es mejor ofrecer una palabra de aliento con sinceridad y con auténtica buena intención que donar una abultada suma de dinero con sentimientos oscuros o con indiferencia. 

Es posible que necesites lanzarte a buscar de modo activo y comprometido ese canal en el que abrir tu corazón; esos entornos que activen tus atributos más honrosos y en el que puedas dar de lo que quieras recibir.  Buscar ese canal podría convertirse en tarea adicional pero que convendrá atender conscientemente porque serás la fuente del agua que habrás beber. Procura elegir con especial cuidado y con especial interés.   

Ante la duda respecto de a quién ofrecer tu aportación, no te detengas. Ya la sabiduría popular recomienda: haz el bien sin mirar a quién. Simplemente, alimenta buenos pensamientos, excita tus más nobles sentimientos y vete a dar un paseo con ellos en tu cabeza y en tu espíritu imaginando que eres una oleada de vientos benéficos para tocar y refrescar a cuanto individuo, animalito, planta, idea se cruce en tu camino. 

Puedes estar seguro de que, mediante tus buenas acciones, con visiones o donaciones felices, estás enviando energías espléndidas a la Providencia, o como prefieras concebir esa fuerza magnética que te ha conectado con cosas, lugares, ideas, conocimientos, asuntos, personas, para que ella se encargue de distribuir el envío y genere un circuito de poderes y de fuerzas que a la vez, te afecte y te ilumine.  

En cualquiera de sus formas, el acto de dar y ofrecer con el corazón, nos abre al mundo solidario y esta apertura solo puede tener consecuencias auspiciosas y generar entusiasmo, felicidades y la potencia de un orgullo saludable. Nos conecta con comunidades interesantes, con personalidades intensas, apasionadas, inquietas, creativas vibrando juntas en iniciativas formidables, dando vida a cosas nuevas y magníficas. No es de extrañar el que su práctica resulta un medio sanador, vigorizante: efectivamente logra colmar al  sistema cuerpo-mente de las mejores energías para pensar y para actuar de forma acertada y satisfactoria. 

El patrocinio bien concebido es la manera más efectiva de llenarse de energías ofreciendo un poco de las propias. Es un llamado a ser activos en la creación de vidas buenas. Patrocinar, donar, ofrecer parte de tu tiempo y tu dedicación es, de alguna manera, dar muestras cabales de que has comprendido que la vida aguarda tus mejores aportaciones si pretendes que ella te integre en un circuito de beneficios y que te sientes a la altura de este reto superador.

TUS INCENTIVOS SON TU FUERZA Y TU ENERGÍA - LIBÉRALOS 

 

Considera estas palabras como una invitación formal a iniciarte en una actividad que te reportará motivos para celebrar pero también, un poder noble y exhuberante. A menudo nos quejamos porque ese beneficio que perseguimos se demora en llegar. La ansiedad nos encierra en nuestro problema. La queja nos llena de energías negativas, de visiones deprimentes en las que nuestras fuerzas se diluyen y se sofoca nuestra creatividad. Terminamos perdidos y desalentados en un círculo vicioso. Puedes apostar a que tu contribución a los otros te lanzará en la dirección contraria: sin demasiado esfuerzo te verás desplazado del círculo vicioso a un auténtico círculo virtuoso abriéndote a un mundo más variado y de abundantes recompensas.  

Tus incentivos están dentro de ti, en tus fuerzas y en tus energías: solo tienes que elegir la forma que más te agrade y te conmueva para liberarlos, expandirlos, abultarlos y para que puedan establecerse esas conexiones indispensables en tu beneficio, para concretar tu sueño y el sueño de los demás. 

Nuestro sitio web ofrece múltiples técnicas para probar y comprobar  la dinámica de las energías actuantes en la vida de todas las personas, a verificar la existencia de aquello que la mente lógica nunca termina de explicar ni de explicarse. Ofrecemos métodos para experimentar estas manifestaciones energéticas y las técnicas más sencillas y efectivas de propiciarlos a consciencia y estratégicamente valiéndose únicamente de la fuerza descomunal que vibra en las emociones nobles. 

En esta oportunidad te hemos propuesto una novedosa forma de pagar por servicios específicos y orientados hacia tu progreso; un "pago por tus servicios de auto-asistencia efectiva". Un método de pago que, haciéndose extensivo a otros, redundará en beneficios insospechados para ti colmándote de riquezas más grandes y significativas, presentándote un abanico de perspectivas y retribuciones fabulosas que, a lo mejor, no conocíste todavía y mereces conocer.  

Ya sea que te sensibilice la ecología, la justicia social, la pobreza, la paz en el mundo, las investigaciones científicas, o las iniciativas artísticas, deportivas o culturales, explorando los enlaces a continuación darás con los carriles adecuados para dar luz y rienda suelta a tus iniciativas más enaltecedoras, enriquecerte al descubrir los alcances de tus actos, y alimentarte de este potencial energético presente y activo en todo tejido solidario que elevará tu proyecto personal hasta una posición más ventajosa. Recuerda:

El patrocinio bien concebido es esa vía eficaz para llenarse de energías ofreciendo un poco de las propias.   Es un llamado a ser activos en la creación de vidas buenas. Patrocinar, donar, ofrecer parte de tu tiempo y tu dedicación es, de alguna manera, dar muestras cabales de que has comprendido que la vida aguarda tus mejores aportaciones si pretendes que ella te integre en un circuito de beneficios y que te sientes a la altura de este reto superador.  
T
e invitamos formalmente y con entusiasmo a experimentar un tipo de apertura deliciosa para bien de tu destino; a darle cabida y sincera bienvenida a esos fenómenos que parecen fortuitos, mágicos, misteriosos, o casualidades que parecen llegarle solamente a los demás. Celebramos el que te interese probar el sistema y acceder a revelaciones asombrosas que están esperando visitarte. Y que te dejarán pensando...

  Se necesita una mano para lavar la otra, y dos manos para aplaudir. 

Con nuestros mejores deseos