TODO PARA PADRES Y EDUCADORES

TODO PARA PADRES Y EDUCADORES

El entrenamiento en el BiblioLab está especialmente dirigido a padres y maestros porque ellos son los personajes clave en el desarrollo psicofísico del niño. 

Padres y educadores, deseosos de tomar participación activa y colaborar con la joven personalidad en la construcción responsable y satisfactoria de su futuro, cuentan hoy con herramientas concretas y de utilidad verificable para el tratamiento satisfactorio de la vida emocional. Cuentan con medios prácticos para ayudar a revelar y a superar los más comunes factores de bloqueos y convertirse en los principales aliados de salud, progreso y felicidad de la joven personalidad a su cargo.

Para impulsar  el desarrollo saludable en el niño, y encauzarlo hacia un futuro satisfactorio, padres y maestros cuentan hoy con herramientas de enorme poder y valor y que se encuentran en su comunicación de todos los días.  Técnicas amables de comunicación humana sirven magníficamente para indagar en los atributos más destacados de la personalidad en formación y para resaltarlos de modo que puedan ser desarrollados a pleno. 

Ya sea en el lenguaje hablado, como observando el lenguaje del cuerpo, el manejo de una comunicación eficaz consigue progresos milagrosos.  

Así como el uso inadvertido del lenguaje produce mandatos imposibles, generadores de penas y amarguras, así el uso estratégico del lenguaje es capaz de liberar, encauzar, estimular y potenciar a la joven personalidad hacia un futuro feliz y saludable en el desarrollo sólido de su singularidad y en el despliegue de sus capacidades más notorias. Los recursos presentados en esta plataforma ayudan a detectar los distintos bloqueos emocionales y a ofrecer los modos sencillos de revertirlos mediante técnicas de Coaching y PNL aplicadas al proceso formador.   

 

Desde la escuela y el hogar, siempre es mejor prevenir que curar.

El malestar emocional, en todas sus formas: envidia, miedo, incertidumbre, insatisfacción, deseos de venganza, ansias de poder, tendencia al sometimiento, celos, odios, inseguridades, etc. , no se calman por imposición. Desaparecen en el cultivo de las emociones bellas y nobles, se diluyen en la motivación y en el estímulo a  las capacidades personales auténticamente inspiradoras, positivas, gratificantes. La salud emocional es garantía de elecciones y decisiones acertadas.   Una adecuada Educación Emocional ofrecida hábilmente en los entornos formadores, es capaz de situar al hogar y a la escuela como primeras incubadoras de genialidades; como fuente primaria de satisfacciones al apetito intelectual, deportivo, artístico. Cuando el hogar o la escuela cumplen en ofrecer los medios para desarrollar fortaleza emocional, lucidez mental y motivación, rápidamente se alzan como prodigiosos labratorios de investigación, descubrimiento y perfeccionamiento, como espacios benditos para el despliegue de las capacidades personales y del trabajo en grupo. Se convierten en usinas tempranas de creatividad y desarrollo que se llevarán en la memoria con cariño, reconocimiento y agradecimiento. 

 A lo largo de la vida experimentamos emociones y sentimientos de variado color e intensidad y no debemos alarmarnos ni emitir juicios de valor ante sentimientos oscuros o que desaprobamos. Si la capacidad de experimentar vivencias emocionales difíciles o perturbadoras, incluso desde temprano en la vida, hace a una vida rica en experiencias, ofrecer los medios para aprender a revertirlas constituye un servicio educativo superior y superador.

Descubrir (y ayudar a descubrir) aquellos blqueos emocionales que se ocultan no solamente detrás de cada síntoma, sino detrás de cada  NO PUEDO, NO SÉ , NO DEBO, NO QUIERO, ME ABURRE, NO ME GUSTA, contribuye a dar tratamiento adecuado a estas barreras que tanto perturban el área de la conducta. Detectar consistentemente la dificultad en cada personalidad particular permitirá detectar el remedio justo para ella y que no necesariamente será aplicable a otras personalidades atravesando dificultades similares. Los remedios de Bach resultan magníficamente eficaces únicamente ante el adecuado tratamiento a la emoción. Y el adecuado tratamiento a la emoción empieza por el acierto en los puntos a observar ya sea en el lenguaje del cuerpo como en el lenguaje de la palabra (hablada o pensada). Estos remedios no funcionan como remedio universal contra un tipo específico de trastorno. Al contrario: inspiran una delicada observación y alientan hacial el dedicado tratamiento. Ante una dificultad determinada, en lugar de impulsar hacia la crítica y hacia la imposición de un cambio de actitud, la educación emocional apuntalada con los recursos de la medicina de Bach, abrirá un abanico de magníficas posibilidades para ayudarse uno mismo y para ayudar a los chicos a su cargo a observarse y corregirse. La corrección finalmente se produce de un modo suave, imperceptible, pero firme y duradero. 

Detectar a tiempo, señalar con maneras ingeniosas, incluso valiéndose del humor, evita el eventual correlato psicofísico. Alivia.  La Educación Emocional, la comunicación eficaz merecen tener la oportunidad de demostrar que son ellas, estas vías sencillas, las vías de prevención y tratamiento auténticamente eficaces y que merecen aplicarse desde la escuela y el hogar ante problemas menores pero recurrentes como tos, resfríos, otitis, fiebres, desatención, bajo rendimiento y descomposturas en general. Porque la Educación Emocional abarca cuerpo, mente, lenguaje y sentimiento, el tratamiento acertado a la emoción garantiza un tipo de comunicación de todo punto ventajosa con uno mismo y con los otros; facilita el bienestar general y la profundización de esa fortaleza y esa claridad capaces de quebrar de cuajo el desarrollo de trastornos de salud más graves. 

 

La Emoción encuentra su remedio en el BiblioLab

La capacitación en el BiblioLab incluye bases teóricas, trucos y las técnicas más ingeniosas para aplicar a los remedios para la emoción del sistema Bach. Valiéndose de ellos con sabiduría tanto la filosofía Bach como sus remedios, demuestran sin rodeos que efectivamente cada emoción conflictiva encuentra su remedio definitivo en el suministro de esa carga emocional ofrecida por el remedio de Bach. No solo eso. Demuestra que la personalidad toda puede regresar a la normalidad cuando es favorecida por esa carga emocional específica que su cuadro revele como necesaria. Resulta imprescindible, por lo tanto, aprender a detectar esa emoción actuante y que está reclamando tratamiento para finalmente acertar en el tratamiento adecuado y superar el problema desde la raíz. Porque este aprendizaje es sencillo de incorporar y de manejar sin trabas y sin necesidad de conocimientos técnicos, y porque el suministro eventual de una carga emocional equivocada por la vía de los remedios de Bach no supone riesgo alguno o contraindicaciones para la salud, es que hemos decidido ofrecerlo en el programa y alentamos a implementar su uso, aprovechar al máximo los beneficios que promete para observar progresos magníficos de salud general y de equilibrio emocional en tiempo récord.  

Batallar contra las emociones, adormecerlas, disimularlas no es el camino para lidiar con ellas ni para superar un problema emocional o la circunstancia que lo provoca Tampoco los sedantes ofrecen panoramas emocionales auténticamente alentadores; no prometen progresos verdaderos ni felicidades completas. Todo lo contrario. Sedar las emociones perturaboras puede ofrecer un cierto alivio pasajero, pero este alivio pasajero suele ser la cuna de las somatizaciones pues la energía emocional inevitablemente busca salir de algún modo. Es energía: se mueve y busca salir del sistema. Quien responsablemente se disponga a observar y estudiar la dinámica emocional comprobará que la emoción siempre busca ---y siempre encuentra--- la manera de expresarse sea esta manera agradable o desagradable, saludable o enfermiza. Un grito, un golpe, el baile, el canto, una actividad física o artística son por lo general, los carrilles naturales y saludables para el des-ahogo de una carga emocional agradable o desagradable. Cuando estos carriles se encuentran inhibidos, ese grito, ese golpe, ese canto, baile, o cualquiera sea la carga artística o deportiva sofocada, se orientan hacia dentro y causan daños.   

 

Las trabas al desarrollo personal genera detrimentos que se reflejan no solamente en el rendimiento general, o en el comportamiento, sino en trabazones indiscutiblemente sentidas en el cuerpo; en trastornos orgánicos auténticos. Algunos trastornos suelen iniciarse a temprana edad; muchos acompañan al sujeto hasta la edad adulta,  y son capaces de molestarlo durante muchos años. Resultan de larga data cuando se han incorporado a la vida psíquica instalándose como parte de la identidad

El sistema Bach para el tratamiento a la emoción permite comprobar que, en la comprensión de la vida emocional, se encuentran los caminos auténticamente sanadores a la emoción en conflicto. Y cuando se empiezan a transitar estos caminos,  el progreso en la salud y el desarrollo personal, no solo son fenómenos posibles sino que son el resultado inevitable. 

 

Como se ha anticipado más arriba, el hombre está diseñado para sentir una colosal combinación de emociones agradables y desagradables. Y como puede comprobarse a nuestro alrededor, y en nuestra propia experiencia, estas emociones dejan su huella inexorable en el organismo. La comunicación eficaz acierta en la prevención de enfermedades como producto de emociones turbulentas. Se destierran los síntomas provenientes de desequilibrios emocionales en el desarrollo de las capacidades emocionales más refinadas, enaltecedoras y productivas. En el BiblioLab se aprende a regresar al equilibrio y al estado de buena salud de un modo autónomo, no inhibiendo impulsos indeseables, sino orientando nuestros pensamientos con estrategia, mediante el fortalecimiento conciente de los aspectos más destacados de la personalidad.  

A todas luces se comprueba que no resulta ni gratuito ni sencillo ir en contra de la propia naturaleza sin que la naturaleza se rebele: cuando esto ocurre, las emociones adversas empiezan a hacerlo notar en variedad de síntomas de la conducta o del cuerpo. Así surgen esos “problemitas de salud hereditarios”, o los “tratamientos que debo llevar de por vida”.

 

Por eso tanto se insiste en este espacio en remarcar la importancia de interesarse en detectar los rasgos florales (rasgos de una personalidad definidos según los grupos emocionales del sistema Bach)  que soportamos en un momento dado.  Todas las personas son capaces de experimentar todas las emociones humanas, y son capaces de elaborar notables constelaciones emocionales. Con la ayuda del Vademécum desde el BiblioLab se pueden elaborar fórmulas remediales de gran eficacia y absolutamente personales ajustándose al cuadro de situación que presenta una persona determinada en un momento determinado de su vida.

 

Una oportuna formación relacionada con la dinámica de las emociones en el humano brinda herramientas contundentes que situarán al adulto en posición ventajosa para lidiar con los contrariedades propias del mundo de relación. Contar con medios prácticos que sirvan para detectar dificultades emocionales, (en uno mismo o en los demás) y para neutralizarlas a tiempo antes de que rigidicen y se conviertan en síntoma resulta ser una tarea tan apasionante como conveniente. Una adecuada Educación Emocional que imprima a tiempo una comunicación eficaz con uno mismo y con los otros, brinda la posibilidad de alcanzar una interacción óptima con el mundo interior y con el mundo de afuera.

 

El Vademécum de remedios para la emoción incluido en el BiblioLab cubre más de 3000 síntomas y enfermedades del cuerpo y trastornos de la conducta. Ofrece un sistema de doble consulta (por síntoma o por esencia floral) haciendo cada incursión al Vademécum una vía de interesantes revelaciones. Aporta conocimiento útil para evitar que los conflictos deterioren la salud. 

El Vademécum brinda todas las herramientas para tomar responsabilidad activa en la magnífica tarea de revertir y sanar una situación emocional inconveniente que se haya anclado en el cuerpo. Mediante la doble consulta, y la consulta a los Manuales, toda persona consigue darse cuenta de lo que ocurre en su interior y reconocer el modo contundente cómo eso que ocurre en su interior impacta su relación con el mundo de afuera y muy directamente, con su estado de salud. Reconocer las causas y las consecuencias que sobre nuestra vida tienen nuestros pensamientos, emociones y finalmente, nuestros actos es indudablemente un tipo de conocimiento superador, un tipo de comprensión elevada, tan necesaria para llevar una vida saludablemente activa, independiente y satisfactoria.  

El material ofrecido consigue que cada consulta al BiblioLab resulte un método práctico de concienciar la realidad personal, detectar realidades ajenas, encontrar las maneras más humanas de corregir aquellos aspectos disfuncionales y vincularse mejor con uno mismo y con el mundo.  **Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí  

 

Tu voz irá conmigo a todas partes

 

Si su hijo presenta problemas de salud, bloqueos mentales o inestablilidad emocional que se traducen en un bajo rendimiento escolar, usted merece enterarse del poder que tiene su mirada, su palabra, la energía de sus emociones sobre su hijo. Por cierto, valdrá la pena que tenga una experiencia de lo mucho que puede conseguir con su intervención estratégica.

 

Padres y maestros reconocen la batería de sentimientos (buenos o malos, fortalecedores o limitantes)   que son capaces de desatar en los chicos a su cargo. Con su sola presencia. Con sus miradas; con sus palabras, con gestos que pueden considerarse imperceptibles; con sus comentarios a terceros y que equivocadamente creen que los chicos no captan. 

De mil formas sutiles, lo que usted imagina de su hijo lo afecta directamente. Dejará su sello en su conciencia, en su memoria. Y según sea el caso, lo limitará fatalmente o resultará su fuente de motivación y seguridad personal. Apoyar la formación de la joven personalidad sobre sus personalísimas fortalezas, virtudes y capacidades innatas resulta ser el camino más sencillo y gratificante de educar. Por cierto, el más auspicioso.

 

En esta era que puede considerarse de hiperinflación informática, demasiados jóvenes enfrentados a la responsabilidad de elegir una carrera, evidencian la necesidad de ayuda psicológica. Otros necesitan recurrir a estupefacientes para mantener el rendimiento en medio de la alta competencia. La idea de futuro y de progreso no siempre resulta estimulante. Para algunos, estas ideas representan escenarios de misteriosa oscuridad. Muchos jóvenes se sienten limitados, temerosos, amenazados inseguros, celosos,  incompletos, áridos en su creatividad y en sus capacidades intelectuales. Puede achacarse la culpa de este fenómeno al sistema global, pero buena parte de estos sufrimientos se inician a partir de ideas limitantes heredadas de sus mayores, aprendidas culturalmente. A menudo solo hace falta ampliar la mente, desempolvar conceptos inoperantes para que regresen el equilibrio, la satisfacción personal, la claridad de metas, el empuje, y, finalmente,  el beneficio social. 

 

La Educación Emocional viene al rescate en estas dificultades formadoras: permite comprensiones mayores y procedimientos más perspicaces tanto para ofrecer apoyo y dar empuje como para colaborar en la superación de un problema puntual.  Para los casos enfermizos ofrece perspectivas mejores y más refrescantes permitiendo reconocer el origen emocional de toda enfermedad, todo síntoma, toda limitación y las maneras eficaces de superarlos con un sencillo tratamiento a la emoción y una simple corrección en la manera de expresarse.

 

Son los padres y los maestros los principales formadores del mundo interior del hijo. Si realmente se lo proponen, pueden fomentar en la mente joven un tipo de libertad emocional que impulse hacia la claridad; que le permita elegir sus modelos e ideales, preservarse de las influencias inconvenientes y llevar una vida gustosa basada en valores y principios que lo distingan.

   

La palabra del adulto deja una huella infranqueable en la mente juvenil.

La joven personalidad va moldeándose mediante la palabra y el comportamiento de la gente a su alrededor. En su vida de relación, y especialmente desde la escuela y el hogar, por medios explícitos o implícitos, va captando valores y prioridades sobre los cuales habrá de estructurar su vida y templando su carácter.  La tarea de promover el desarrollo del potencial intelectual y del caudal creativo del niño, estimularlo a liberar su potencial expresivo para orientarlo hacia una vida productiva y gratificante, es tarea de los mayores y que muchos llevan a cabo con gran éxito. Sin embargo, no puede negarse el que todavía muchos niños son inducidos a cultivar emociones perturbadoras; obligados a cargar con un lastre cultural que no los favorece y que obstaculiza la sana adaptación al mundo y a los cambios en él. Por cuestiones de protocolo o compromiso, en muchos entornos se obliga a los chicos al fingimiento, a soportar los vínculos tóxicos limitantes o abusivos sin decir palabra; a desempeñarse en actividades que no son de su gusto ni concuerdan con sus aptitudes.

 

Los buenos mensajes de los padres, esas palabras de aliento quedan grabados a fuego en la conciencia del menor, ofreciendo un impulso magnífico a su personalidad. Pronto esa voz alentadora se convierte en la voz propia y surge un individuo seguro de sí mismo. Del mismo modo, también a fuerza de machacar, la voz del padre o del educador riguroso difícil de conformar, desconsiderado o amante de las comparaciones odiosas, fácilmente se convierte en la voz interior del hijo. Sin demasiados rodeos se filtrará en sus pensamientos y como una "radio tortura" lo acompañará muy mal a todas partes, inhibiéndolo, obstaculizando su desarrollo y perfeccionamiento. Surge un individuo problemático, conflictuado. Lo vemos por doquier.

Quiérase o no, padres y maestros están participando como personajes centrales en ese mundo interior de la personalidad en formación,  hablándoles desde ese escenario interior que acompaña a todas las personas. Bien vale la pena entrenarse para que estos personajes centrales en la vida del niño resulten alentadores, positivos, impulsores. Que sean motivo de orgullo y agradecimiento. 

 

Las palabras utilizadas, la voz, los tonos de voz, los gestos y los comportamientos de los mayores van moldeando las distintas personalidades en los hijos. Palabras, señales, imágenes, recuerdos, tonos de voz, gestos, pronto comienzan a poblar la subjetividad del niño y como en una novela, un cúmulo de personajes variados irán apareciendo de cuando en cuando;  ocupando algùn lugar en la conciencia y cobrando vida propia en el exterior también. Así nacen el asustadizo, el apático, el altanero, el charlatán, el ansioso,  el sumiso,  el confianzudo, el amarrete, el inseguro, el extrovertido, el introvertido, el agresivo, el cobarde, el audaz, arriesgado / aventurero, el temeroso / tímido,  desganado, indiferente, el receptivo, el cansado / agotado mental y físicamente, el perseverante, el fiaca, el ambicioso, el que perdió la capacidad de placer, el carente de proyectos, el que odia, el envidioso, el que tiene un millón de amigos. El responsable, el irresponsable, el irreverente,  el ahorrativo, el avaro, el esforzado, el aprovechador, el egoísta, el altruista, el derrochón.  el impaciente, el líder, el optimista insoportable, el pesimista,  el que le cuesta adaptarse, el cruel y temerario, el estafador, el que transmite seguridad, la personalidad “seria” y que inspira confianza, el frívolo. Un millón de etcéteras en aspectos de personalidad que suelen generar problemas

 

Desde temprano en la vida, desde la escuela y el hogar, los seres humanos estamos destinados a toparnos, relacionarnos y convivir con múltiples personalidades y asumimos múltiples maneras de ser y de reaccionar según el entorno en el que nos encontremos y las actividades que seamos llamados a desempeñar. El distraído, el solitario, el impaciente, el dependiente, el inseguro, el envidioso, el temeroso, el poderoso, el impotente, el iracundo, el soñador, el líder autoritario. Etcétera. 

 

La Educación Emocional, ofrecida en el BiblioLab con las nociones de coaching, terapia floral y las prácticas fomentando la comunicación eficaz sirven magníficamente para detectar estos aspectos en uno mismo y en los demás. Ayudan a detectar el sufrimiento a tiempo y para ofrecer y ofrecerse ayuda efectiva fomentando ese saludable desapego que evita malentendidos y disgustos. Capacitarse en el tratamiento adecuado a la emoción resulta de importancia primordial para vincularnos mejor y más positivamente con el mundo.

 

Las emociones son energías que orientan nuestros pensamientos, son esas fuerzas que dan impulso a nuestros pasos; a nuestras decisiones, a nuestras elecciones. No conviene despreciar el enorme poder que tienen tanto las emociones como el buen manejo de las mismas. Si bien las distintas máscaras de las que se valen las personas para relacionarse, nos causan por lo general aceptación,  existen en el interior de todo el mundo personajes capaces de arruinarle a uno el día... o la vida.

  Cuántas veces se confunde testarudez con fortaleza emocional y esta confusión lleva a puertos indeseados. Si todas las personas tienen la capacidad de experimentar todas las emociones humanas, también es cierto que todas las personalidades tienen un rasgo emocional específico y que les hace sufrir. Y que tienen la capacidad de crear las más intrincadas combinaciones de emociones sean éstas de miedos, testarudez, celos, intolerancia, sensación de minusvalía, etc. Como ya se ha señalado anteriormente, adormecer, tranquilizar, sedar una emoción, no ofrece resultados óptimos. Es solamente a partir de la completa superación de la emoción específica y perturbadora (celos, miedos, etc) cuando puede revelarse esa otra emoción magnífica y que deslumbra.  

 

A lo largo del entrenamiento en nuestra plataforma se van aprendiendo técnicas para ir pescando  estos aspectos de la personalidad que nos meten en problemas. Incorporando técnicas para dejar atrás definitivamente aquellos aspectos odiosos que, aún considerados superados o de tiempo atrás suelen irrumpir de tanto en tanto causando frustración. En las prácticas en el BiblioLab se va sembrando conocimiento y corrigiendo conductas avanzando siempre a un ritmo personal. Descubriendo y superando escollos de un modo autónomo, independiente, duradero y efectivo, sin que ello suponga un desgaste o sufrimiento adicional. Más allá de las etiquetas, mediante prácticas realistas de educación emocional, los histéricos, los narcisistas, los sádicos, los melancólicos, los hipocondríacos, definitivamente superan sus problemas.

 

Transmitir, demostrar, a los menores la existencia de un mundo interior poderoso que habla e interpreta todo el tiempo puede iniciar un camino comunicacional extremadamente rico y apasionante. Una vía de medicina preventiva eficaz que, además, entretiene; colmando de magia y vigor hasta los momentos menos pensados. Enseñarles a los chicos la importancia de hablarse a sí mismos amablemente, a cuestionarse con espíritu crítico y sincera curiosidad, es una de las asignaturas pendientes todavía en múltiples hogares y en múltiples aulas.

Desde luego, hoy ya nadie discute el poder de la palabra hablada o pensada. Lo que decimos y nos decimos ejerce influencia indiscutible sobre todos nuestros actos. El problema surge cuando no se conocen los caminos para lidiar efectivamente con estas influencias subjetivas; cuando no se acierta en la comunicación aparecen. Muchos padres y educadores no saben muy bien qué hacer, cómo reaccionar, cómo ejercer influencia positiva sobre los menores a su cargo. Se disgustan ante las fricciones; experimentan frustración y desencanto ante la inutilidad de la paciencia, las insistencias de los buenos consejos. Y se dan por vencidos.  Muchos padres merecen saber que una gran cantidad de chicos considerados “casos perdidos” no lo son en absoluto. Y que por el contrario, la mayoría de estos "casos perdidos" resultan ser fuente de sorpresas y orgullo sincero cada vez que se los consulta e investiga abiertamente con sincera motivación de encontrar esa punta del ovillo y desenrhedar sus ataduras. Existen pistas que merecen conocerse y aplicar para orientarlos, estimularlos; para hacer fecundos los diálogos entre algunos padres e hijos. Y para extraer esa genialidad por lo general presente y sofocada en cada niño "difícil, indisciplinado, hiperkinético, o con dificultades de integración o de concentración

Nuestra plataforma ofrece pistas de especial utilidad para padres con hijos considerados problemáticos, indomables. Para esos padres angustiados, preocupados, desalentados que no consiguen sintonizar con sus hijos, que sienten que su comunicación con ellos está quebrada y necesitan aprender las maneras efectivas de ayudar o bien de orientarlos, el trabajo concienzudo en el BiblioLab promete respuestas claras y salidas satisfactorias.  Del mismo modo se ven favorecidos los  maestros desbordados, desalentados o insatisfechos.  La ansiedad, impaciencia o frustración del docente  encuentra respuesta útil en las prácticas en nuestra plataforma de educación emocional.

 

Si usted, como padre o maestro decide tomar parte activa en la educación emocional de su hijo o de sus alumnos, si espera poder ahorrarles la trampa de expresar frustraciones y ansiedades a través de síntomas,  enfermedades o conductas improductivas a causa de flaquezas emocionales y debilidades mentales, puede apostar a que las prácticas en el BiblioLab junto con las nociones en el Vademécum les traerán sorpresas muy gratas y progresos inolvidables

 

El entrenamiento en el BiblioLab le permite comprender la cualidad de sus pensamientos, el tipo de emociones que lo gobiernan. Y el origen de sus ocurrencias. Cuando detecta que sus pensamientos obedecen a un rasgo emocional en su faz negativa y le da el tratamiento adecuado, aparecen en su mundo interior elementos nuevos, más refrescantes, sus conclusiones mejoran y sus decisiones resultan las acertadas.  

Una observación acertada muy probablemente conducirá a elecciones acertadas; a decisiones acertadas. 

Y a tratamientos acertados.

Y un tratamiento acertado a la emoción no solamente evita problemas de salud, es capaz de provocar un giro providencial digno de celebraciones en la vida de alguien.

A menudo se recurre a técnicas de motivación como medio sanador para casos problemáticos. Y efectivamente, damos valor y sentido a las técnicas de motivación, ellas son parte vital en la educación de hoy. Pero poco o nada producirán en una personalidad que no se conoce a sí misma, o que carece de los medios para lograr conocerse alguna vez. Indudablemente, tal como es de esperar, La Educación Emocional aplicada a tiempo estimula la observación alentado a la personalidad a descubrirse a sí misma, facilitándole el desarrollo del autoconcepto. Y este autoconcepto cuanto más cercano a la realidad, más abiertamente favorece los vínculos. Resulta ser ese apoyo insustituible para un vivir más dinámico y saludable, más productivo y con capacidad de auto-corrección. El conocimiento de uno mismo genera en el individuo el sentido de responsabilidad, la capacidad de disfrute, el reconocimiento de los propios límites, de sus necesidades para acertar en el propio desarrollo situando a la persona con mejor disposición para afrontar los desafíos y dificultades cotidianas. 

Tanto padres como maestros, obtienen gratificación ineludible al comprobar que sin necesidad de conocimientos académicos, pueden hacer su aporte valioso a un caso problemático. Y hacerlo de un modo deliberado, con conocimiento de lo que hacen y en plena conciencia de lo que pueden esperar y/o producir. El educador que advirtiendo que su presencia puede significar un sello, una grabación de por vida en la vida del joven obtiene en el BiblioLab las herramientas que necesita para ejercer en él la mejor influencia; ofrecer la más valiosa contribución que el chico haya tenido jamás. Y sentir orgullo merecido en esta noble tarea.

Desde estas perspectivas, la Educación Emocional  o su ausencia establecerían un nuevo paradigma definiendo los chicos bien educados de los “mal educados”.  

Llamarán su atención los descubrimientos y los progresos en la simple exploración del juego interior de la mente y la gramática del pensamiento: ese conjunto de imágenes, palabras y sensaciones que pueblan la mente, definen un comportamiento y explican una actitud general frente a la vida. La influencia de estos ingredientes mentales sobre la visión de futuro y sobre la imagen que cada cual conserva de sí mismo en el mundo es enorme y poderosa. Cuando esta imagen es negativa puede ser revertida a tiempo y de maneras deliciosas mediante el uso estratégico del lenguaje verbal y no verbal. Vale la pena enterarse cómo funcionan estos ingredientes mentales en el propio mundo interior y saber que siempre puede hacerse algo productivo y reparador.

En este punto, haga un alto en la lectura, y fíjese que algo notable ha estado ocurriendo en el interior de su mente porque mientras usted fue avanzando mansa o activamente en esta lectura, su mente se fue ocupando de otras cosas. 

Al compás de su lectura, (y puede que incluso completamente ajena a ella), su mente ha estado ofreciéndole pensamientos en la forma de imágenes, palabras, recuerdos. Una parte de usted se fue ocupando de leer este texto y otra parte de usted parecía irse por las ramas y le decía cosas, emitía pensamientos, ofrecía sensaciones. 


Y avanzando en la lectura posiblemente con algo se haya quedado en suspenso, o distraído. 

Distracciones de a ratos son ese recurso magnífico de la mente para metabolizarlo todo; incluso si es necesario, distracciones para permitir el ingreso de alguna otra parte de la personalidad ocupada de traerle recuerdos todavía más antiguos o más insospechados. Y es a partir ellos que podrían emerger algunas imaginaciones que puede que usted recuerde concientemente, o que no recuerde en absoluto ahora y que vuelvan a asomar a su conciencia unos minutos, o unos días más tarde. 

El hecho es que podría usted pensar que mientras leía por algùn motivo se quedó con la mente en blanco, con dificultades para seguir el hilo de lo escrito, o sin comprender del todo lo leído. Y sin captar del todo concientemente el auténtico propósito y sentido de algunas redundancias hacia arriba o hacia abajo en esta página, hasta es posible que en algún punto todas esas partes inconcientes -- presentes y actuantes-- se hayan puesto de acuerdo para ausentarlo por una mínima fracción de tiempo, obligándolo a quedarse dormido al menos por un rato; una fracción de segundo; el tiempo necesario y suficiente para que su mente conciente acierte en hilvanar más rápido y más acertadamente algunos conceptos fundamentales que asomaron y que de otro modo quedarían bailando azarosos,  o algunas ideas que consiguieron interceptar su atención y que emergieron casi sin proponérselo, ya sea aquellas ideas que trajo desde su casa, que aprendió en la escuela o en las lecciones que le dio la vida. Todas ellas tienen un sentido y todas juntas del modo que se juntan en la mente de cada quien, suelen resultar en gérmen de estupenda motivación y de ideas magníficas. 

Imágenes, voces, recuerdos, sensaciones constituyen esos elementos con los que contamos todos los seres humanos para ir formándonos alguna idea respecto de algo, sacando conclusiones y tomando todas esas decisiones que tan bien nos representan. Y es de este modo como usted en su totalidad, define un artículo como bueno o malo, interesante o de poco interés. O que lo deje pensando, con pocas ganas de seguir leyendo, o con ganas de volver a leer. 

Registrarse al BiblioLab

 

DE MANDATOS Y MANDAMASES

 

Muchos adultos considerados exitosos siguen obedeciendo secretamente “mandatos” paternos y llevando una vida infeliz. Hoy existen técnicas y conocimiento valioso para que estos desafortunados productos de una educación incompetente, puedan evitarse desde las bases. El entrenamiento en el BiblioLab cumple en difundir este conocimiento tan útil y necesario y reivindicar los entornos casa y escuela como primeras incubadoras en los proyectos de vida.  

Padres estresados, confundidos, madres asustadas o desconcertadas a la hora de educar, comprueban que la Educación Emocional bien atendida les permite no solamente detenerse y evaluar si acaso su influencia sobre el niño está resultando dañina, sino construir mandatos positivos igualmente efectivos.  Aprenden con sus prácticas a elaborar poderosos mandatos positivos que acompañen bien la vida del hijo.

Los buenos mandatos paternos resultan condición indispensable para el bienestar del hijo, para generarle empuje y alentarlo hacia estados de alegría y hacia la toma de decisiones acertadas.

Elaborar tales mandatos poderosos y positivos, requiere que el adulto cuente con un cierto equilibrio emocional, con un cierto conocimiento y manejo de sus emociones. Sus prácticas en el BiblioLab colaboran en la construcción de futuros auténticamente atractivos y apasionantes para sus hijos.

 

DROGA, VIOLENCIA, INTOLERANCIA,  DELINCUENCIA

 

La Educación Emocional colabora en la prevención de flagelos sociales que continúan creciendo peligrosamente en sectores amplios de la cultura occidental.  Una acertada Educación Emocional ofrecida desde las bases es el camino para erradicarlos definitivamente. 

 

Fenómenos sociales producto de la falta de esperanza, del cinismo respecto del futuro, del sofocamiento de las ideas son a menudo derivados directos de una comunicación ineficaz. La sociedad tiene una enorme deuda con las adicciones, con los estados de desamparo, con la delincuencia juvenil.

 

Se ha comprobado que hábitos nocivos, conductas destructivas nacidas del miedo la impotencia, el odio no se superan por imposición ni mediante el empleo de la lógica. Se superan a partir del ingreso de factores que resultan positivos a la vida emocional primero que nada. Una alegría, una buena noticia, una pista que ofrezca verdadera esperanza contiene el auténtico poder transformador. Son fenómenos portadores de energía y capaces de obrar milagros.

 

No puede resaltarse lo suficiente la importancia de ofrecer un tipo de formación liberadora, optimista y positiva alejada de emociones limitantes como lo son el odio y del miedo. Un tipo de formación respetuosa, que impulse el desarrollo auténtico de la individualidad del niño y que se interese por descubrir su singularidad, alentándolo en el desarrollo de sus capacidades, liberándolo de estereotipos rígidos, enojosos que solo producen malestar y frustración.

 

Tal formación es capaz de ahorrarle a muchos ese sufrimiento tan frecuente que surge del auténtico y profundo desconocimiento de uno mismo, del desconcierto; de no poder detectar lo que uno quiere,  de no tener la libertad de reconocer lo que uno puede, o lo que no es capaz ni está dispuesto. Este desconocimiento trae dolor emocional, inseguridad. Y, desde luego, genera trastornos orgánicos.

 

La buena noticia es que así como un estado emocional limitante produce limitaciones en el cuerpo o en la mente, el cultivo del potencial personal induce hacia emociones saludables, exaltadoras; bellas emociones que sanan, curan, devuelven brillantez al razonamiento e impulsan hacia la plenitud.

 

En el trabajo dentro del BiblioLab surgen soluciones deslumbrantes al conflicto emocional de cualquier edad. Una lectura acertada del lenguaje de las emociones anclado en el cuerpo, o de los mensajes ocultos en los síntomas abre puertas de conocimiento de gran valor práctico y ofrece las pistas para la acertada comunicación correctora. Muchos “chicos problema” dejan de ser un problema y se convierten en terreno fértil de “investigación y desarrollo”. Los progresos, las transformaciones y las estupendas sorpresas que la Educación Emocional consigue en estos casos problemáticos merece una mención especial.

 

Ofrecer una adecuada educación emocional es plantar las semillas necesarias para que la joven personalidad desarrolle un saludable grado de auto-estima que lo lleve a rendir satisfactoriamente en su estudio y en sus trabajos futuros.  Buena parte de los fracasos en la vida laboral son extensiones de fracasos en la vida escolar. Y buena parte de estos fracasos se debe a flaquezas emocionales no resueltas a tiempo. Enseñar desde las bases a aliviar el dolor emocional, es ofrecer un tipo de vacuna multifunción, una prevención efectiva de la droga, la delincuencia y todo acto destructivo y auto-destructivo. Los subproductos más inmediatos de la Educación Emocional son la buena salud integral, la agilidad mental, la auto-confianza, estados de seguridad, empuje, optimismo, curiosidad, tolerancia.

 

Y el gusto por la vida.

Registrarse al BiblioLab

   

Delicias de la comunicación eficaz

 

Es comprensible que en un mundo de relaciones, la comunicación sea la cuna de las emociones humanas.  Siendo la comunicación eficaz ese tipo de conocimiento que permite comprender mejor particularidades de la realidad que nos toca vivir en un momento determinado de la vida, impulsa beneficios de salud integral, de claridad mental y energía física que se extienden, a su vez, en beneficios en el entorno mayor, en la vida de relación: vida afectiva, familiar, laboral, social. Facilita el entendimiento entre las personas; resulta indispensable para entablar una comunicación productiva con uno mismo y con los demás. 

En el momento en el que el educador, sea padre o maestro, toma con seriedad el compromiso de “educar en la emoción”, empieza a orientar el diálogo hacia una comunicación eficaz y estratégica cuyos resultados serán muy probablemente satisfactorios. Es la comunicación abierta y sincera, la comunicación eficaz, el recurso especialmente útil a la hora de detectar la vocación, resolver conflictos.

 

Con la sofisticación de los recursos publicitarios, y las técnicas de manipulación, definitivamente, no alcanza hoy con que un padre albergue las mejores intenciones para la educación de sus hijos, ni los mejores deseos para su vida. Debe generarle defensas. Defensas para su organismo; y también defensas mentales. Es necesario que tome participación activa en este sueño y se capacite con las herramientas adecuadas para enseñarle a su hijo a reflexionar, a construirse un futuro excitante, a desarrollar el pensamiento crítico para lidiar eficazmente con su cotidianeidad, y manejar sus emociones con criterio. El padre que en estos tiempo permita al hijo equivocarse,  aprender de sus inseguridades, aceptar las contradicciones humanas es un permiso providencial. 

 

Incorporar las técnicas para una acertada indagación sobre una situación problemática, sobre las capacidades del chico y para ofrecer el tipo de estímulo adecuado,  resulta ser el camino luminoso que permite vislumbrar futuros más grandes e insospechados no solo para el niño, sino para todas las partes: no debe desestimarse la importancia de la alegría en el hogar.

 

Gracias a una buena comunicación, los hijos empiezan a mostrar signos de mejoría en el estado de salud general, en el rendimiento escolar. También en su integración  en el mundo. Con los chicos mejor encaminados los adultos recuperan paz, confianza, y acumulan satisfacciones y más frecuentes estados de alegría.

 

La comunicación eficaz, permite llegar al corazón y a la razón del otro. Trae revelaciones y progresos palpables allí donde se había perdido la esperanza. Trae alivio genuino tanto al educador desbordado, al padre exigente, como al chico travieso. 

 

Demuestra  la inutilidad de tantos esfuerzos observados en los mayores y demuestra contundentemente que nadie, ni chicos ni grandes,  puede ir en contra de su naturaleza sin sufrir por ello. La comunicación eficaz genera motivación y abundantes beneficios.

 

Prácticamente todo el mundo aspira a una mayor comprensión, y una vida más rica y más fecunda. La tolerancia, la lucidez, las buenas ideas no vienen de la imposición, sino a partir de las comprensiones más amplias, y de un estado emocional armónico y saludable. 

 

Si soñamos con un mundo mejor, debemos participar en su creación
desde las bases: el hogar y la escuela

 

Ante un chico con problemas de concentración padres y maestros comprenden por fin que no es posible superar la distracción por imposición. El “¡Concéntrate!” es casi una orden ridícula, algo hoy pasado de moda y que, no obstante, sigue causando angustia a muchos padres. Y tremenda impotencia en los chicos.  

 

Se obtienen beneficios mayores gracias a una Educación Emocional bien atendida y en el manejo acertado de la comunicación verbal y no verbal. La Educación Emocional ofrece a todo educador la oportunidad y los recursos prácticos para dar correcto tratamiento a los “no puedos”, “no quieros”, o “no me gusta”  que se ocultan detrás de cada emoción limitante, detrás de cada conducta rebelde, resistente, enfermiza o limitada.

 

Por supuesto, no podemos aspirar a mantener las manos secas bajo la lluvia: es cuestión de sentido común, de observación. Y de cuidados especiales. Un chico con problemas emocionales, que encima no encuentra los medios ni el entorno adecuado para comunicarlos queda sin espacio psico-fìsico sobrante para atender las asignaturas: Por mucho que se lo exijan, amonesten o sermoneen sus mayores, no conseguirá disciplinarse ni concentrarse

La imposición no es el camino para generar concentración ni para elevar el nivel de rendimiento. El camino es ofrecer las herramientas que permitan el necesario destrabe que habilite el avance. Resulta prioritario ayudarlo a reconocer lo que le ocurre, y ofrecerle un entorno en el que pueda expresarse y comunicar su malestar. 

 

Mediante intervenciones estratégicas en la manera de hablar o en los actos, (y que parecen intrascendentes al observador inadvertido), padres y educadores comprueban que pueden revertir de cuajo un cuadro negativo en un cuadro completamente positivo. Aplicando las premisas en nuestras plataformas, fácilmente se va comprobando que las penas y trabazones humanas, las debilidades y las fallas de la personalidad en formación se superan más rápido y eficazmente en el desarrollo de los aspectos positivos. Es en la indagación sincera y bien-intencionada cuando la orden cede y deja espacio a la pregunta fecunda.

 

La Educación Emocional explica el éxito de los sistemas de premios y recompensas por encima de los de represión y castigo.  Permite comprobar que siempre se logra mucho más con mucho menos instaurando en los niños un clima emocional interior saludable y armonioso que sumergiéndolos en la inestabilidad, la turbulencia emocional o la amenaza. 

 

La presencia de una emoción destructiva en la mente desarrolla una personalidad negativa que repele a las demás y que a menudo las convierte en antagonistas.

 

El miedo a la crítica es nefasto, resulta en ocasiones, mayor que la ambición de mejorar. El miedo a la crítica priva al niño de iniciativa, destruye su poder de imaginación, limita su individualidad, le quita confianza en sí mismo y daña de mil forma diferentes el proceso de desarrollo. Los padres a menudo hacen un daño irreparable a sus hijos cuando los critican o cuando hacen premoniciones fatalistas respecto de sus futuros.

 

El miedo, el temor, la aversión, son asuntos culturales. Una amplia gama de miedos aprendemos a experimentar desde casa y el hogar. Y en cada casa un miedo distinto. Y una aversión distinta que, si al llegar a adultos no hemos dado tratamiento, continuaremos transmitiendo a nuestra descendencia sin darnos cuenta mediante palabras, miradas o actos concretos). El miedo es enemigo del desarrollo.

Le lleva demasiado tiempo y esfuerzo al niño temeroso aprender que el mismo se puede curar mediante la repetición forzada de actos de valor persiguiendo un fin valioso que le genere formidables emociones.

 

 

Quien evidencia miedos, aversiones, prepotencia, o cualquiera sea el bloqueo en tiempos de aprendizaje, como su contrapartida compensatoria típica de aquél que expresa sentimientos destructivos o negativos está revelando los resultados contundentes de un malestar emocional no resuelto. El malestar emocional se pone de manifiesto siempre en forma de retrocesos cuando no es tratado , o cuando es tratado inadecuadamente.

 

En la escuela, a menudo los compañeros de clase ejercen una presión insoportable, burlas y conductas pandilleras causan estragos en las personalidades débiles. Ante estos casos problemáticos, además de ofrecer nuestra sincera comprensión al niño vilipendiado, el mejor regalo que podemos darle no es salir en su defensa sino generarle defensas auténticas.  Son estas defensas auténticas labradas en su sistema personal las que lo acompañarán a lo largo de la vida protegiéndolo y creando en su conciencia una creencia positiva respecto de su persona que posiblemente fomente en su espíritu un saludable optimismo respecto del mundo.

 

Así como las “malas” emociones se disipan en la estimulación de las mejores, así tambièn las flaquezas de la personalidad se disipan en el desarrollo de sus fortalezas.  Este regalo mental-espiritual recibido a tiempo y desde su entorno inmediato: hogar, escuela,  es capaz de despertar al niño como ningún otro regalo, las fuerzas interiores, el entusiasmo, la creatividad; estimular su grado de esperanza, cultivar el espíritu solidario que le permita mantener una saludable conciencia de sí mismo y una satisfactoria relación con los demás. 

 

Para el educador abnegado pero confundido, enterarse y reconocer esas sutiles, pero ultra-poderosas herramientas con las que cuenta en su comunicación de todos los días  es motivo de alivio y de apasionante búsqueda.  Aplicarlas le aumenta la esperanza y una magnífica sensación de poder. Cuando padres y maestros empiezan a utilizar con estrategia estas herramientas poderosas y encuentran que efectivamente pueden manejarlas y favorecer el desarrollo de un joven, o que pueden efectivamente instalar un clima de trabajo positivo y entusiasta,  un mundo nuevo se abre ante todos ellos.

 

Un buen tratamiento a la emoción siempre dará resultados superadores. Dicen que el entrenamiento en el BiblioLab enseña a pensar  diferente.  Y cuando se aprende a pensar diferente, se consigue actuar diferente...

 

¡Y sentir cosas nuevas!

 

Es nuestra esperanza generar en padres y maestros interés; contagiarles el entusiasmo por asumir el desafío de probar estas premisas por si mismos; orientar la vida emocional aplicando las técnicas ofrecidas en esta plataforma, ofreciendo a los chicos a su cargo un tipo de influencia estratégica con intención positiva y auténticamente liberadora ...

y esperar a ver qué pasa...

**Regístrese hoy al BiblioLab - Planes en vigencia aquí